domingo, 4 de noviembre de 2012

La Neolengua Científica IV - Artificialidad Artificial

En el artículo anterior de esta serie, hablaba yo de el intento de trastocar el significado de los conceptos de espíritu y alma para adecuarlos a la visión materialista ateísta de el Establishment Científico. En el presente artículo abordaré una redefinición que tiene fines mucho más prácticos e inmediatos que combatir una concepción mística de la vida.


I - Natural y artificial

    adj. De la naturaleza, relacionado con ella, o producido por ella: 
    fenómeno natural."

    adj. Hecho por el hombre: 
    lago, brazo artificial. 

    No natural, falso, ficticio: 
    sonrisa artificial."

"Platón defendía que todos los artefactos (incluyendo las obras de arte) son imitaciones de algo natural, de algo genuino u original. Para Platón, decir que algo es "artificial" es decir que esa cosa parece ser, pero no es realmente, aquello que imita. Lo artificial es meramente aparente; lo único que hace es mostrar cómo es alguna otra cosa.
...
 Aristóteles planteaba la cuestión de un modo diferente. Creía que la naturaleza y el arte (lo natural y lo artificial) no tienen nada en común; constituyen dos esferas diferentes de la realidad. En consecuencia, las leyes que gobiernan estos dos tipos de entidades difieren de forma esencial y, por esta razón, el conocimiento de ambas también es distinto.
...
 La dicotomía aristotélica natural/artificial fue finalmente destruida y reemplazada por la dicotomía real/no real en el siglo XVII, fundamentalmente gracias a F. Bacon y Descartes. Mientras que los aristotélicos mantenían separadas ambas esferas de conocimiento (teórica y práctica), asumiendo que la última no tenía ningún poder sobre la primera, Bacon declaró que el saber-cómo técnico era una fuente potencial de afirmaciones de conocimiento genuinas.
...
Resumiendo nuestra revisión histórica: la única característica permanente en la definición de "artificial" parece ser su carácter de “producto humano”. El valor atribuido a esta característica y sus implicaciones ontológicas y epistemológicas han variado considerablemente a través de los siglos. Así, parece que "artefacto" no es un término genérico (no es una clase natural), sino más bien un término "genético": para poder aplicarlo correctamente hay que conocer la génesis del referente potencial del término, i.e. la historia o el proceso que condujo a su existencia. Parece que un problema mucho más complejo es el de ofrecer una definción no tan estrecha (i.e., un conjunto de criterios necesarios y suficientes) para una distinción general entre lo natural y lo artificial, es decir, donde "artificial" signifique: hecho/producido por cualquier ser inteligente suponiendo que lo haya hecho intencionalmente"   Referencia


II - La neolengua: natural y artificial son lo mismo

El divulgador Martin Bonfil dice:

"Como resultado, los productos científicos y tecnológicos, especialmente los productos químicos, han venido a ser identificados como peligrosos. “Todas las sustancias químicas”, se dice, “son venenosas, porque no son naturales”.
...
La noción de que lo “químico” es artificial parte de la idea de que “químico” es sólo aquello que sale de los laboratorios y las industrias: fertilizantes, fármacos, combustibles, disolventes, plásticos... Y sin embargo, la base misma de la ciencia química es el estudio de la materia —de toda la materia—, la cual, como sabemos, está hecha de átomos y moléculas. Esto quiere decir que toda la materia es química, incluida la que forma las plantas, los animales y nuestros propios cuerpos, así como la tierra y el agua pura de los arroyos.
...
Bien pensada, la distinción entre artificial y natural resulta bastante artificial. Finalmente, el hombre mismo, junto con su cerebro, su cultura —incluyendo su ciencia— y sus desarrollos tecnológicos, es producto de la evolución por selección natural. Quizá el marcar una frontera entre hombre y naturaleza sea sólo una proyección de nuestros miedos, que dificulta la discusión. Afortunadamente, ambos problemas pueden resolverse mediante la búsqueda honesta del conocimiento... algo en lo que los científicos son especialistas."

Otro conocido divulgador, Mauricio-Jose Schwarz, dice:

"Usted seguramente lo ha leído en muchos lugares: las sustancias químicas, los compuestos químicos o, más coloquialmente (y calcando al inglés) "los químicos" son los causantes de todos los males.
...
En muchos casos, simplemente se añaden a "sustancias químicas" los adjetivos "artificiales" o "sintéticas", de modo que la propaganda las oponga a las sustancias "naturales".

Sin embargo, la frontera entre lo natural y lo artificial tampoco está claramente diferenciada.

Ciertamente, no todo lo "natural" es bueno: todas las bacterias y virus que nos enferman son "naturales", como lo son las sustancias venenosas que producen e inoculan plantas, hongos, insectos, reptiles y otros animales, incluidos un mamífero, el ornitorrinco, y un bonito pájaro, el pitohui encapuchado. Y, también ciertamente, no todo lo "artificial" o "sintético" es malo o dañino.
...
El miedo no es la mejor forma de enfrentar problemas complejos. Y sin embargo es lo que suelen promover quienes venden salud, bienestar, naturaleza y ecología."


III - Un sofisma es mas fácil que leer a Aristóteles

Lo primero que llama la atención en las citas anteriores es el grado de semejanza que tienen los argumentos. Como ya he dicho antes, ello sería lógico si estos fueran correctos. Pero si son incorrectos, tal semejanza se constituye en evidencia de otros fenómenos muy diferentes a los que ellos pretenden explicar.

Lo segundo que se puede notar es que lo que se pretende no es explicar el fondo de la idea ( la realidad de los materiales y sustancias modificadas y/o sintetizadas actualmente ) sino usar un modismo o forma popular del lenguaje para desviar la atención. Es muy obvio que decir "químicos" es una forma incorrecta de hablar del tema en cuestión. Pero también es muy evidente que eso es un asunto lateral que apenas debería merecer una ligera digresión idiomática.

Sin embargo, ambos divulgadores lo convierten en motivo central y pretenden explicar ( claramente dirigidos a un público muy ignorante y/o irreflexivo ) que como química es el estudio de toda la materia, todo son "químicos" y entonces tanto la idea popular mal expresada como la propia diferencia conceptual entre natural y artificial, que causó los esfuerzos de los más insignes fundadores de la filosofía y la ciencia, se diluyen en precisiones semánticas pueriles.

Como se ve, Martin Bonfil y correligionarios elaboran sus propias definiciones y deciden que no hay distinción entre natural y artificial. Las concepciones filosóficas que enfrentan intelecto humano a naturaleza, o intención a espontaneidad, o las que toman en cuenta mediciones de entropías, todo ello para tratar de diferenciar lo natural de lo artificial, les tienen sin cuidado.


IV - La verdadera diferencia entre natural y artificial

Regresando a los conceptos definidos por los grandes pensadores ( que no tenían intereses económicos en que el concepto fuera uno u otro ), podemos entender que la validez y relevancia de la definición de artificial como algo producido por la voluntad humana, reside en que esa transformación cambia el funcionamiento del objeto manipulado y afecta el entorno de formas nuevas y totalmente diferentes.

Esto no es una perogrullada. Puede parecer anodino cuando se trata de una silla o un poste, pero cuando el concepto se extiende a sustancias, procesos y seres que interaccionan con toda la trama de seres vivientes que constituyen el ecosistema del que dependemos, la diferencia de algo natural y algo artificial resulta de la mayor importancia.

Una sustancia o ser natural está integrado. Sus causas, efectos e interacciones están probadas y amoldadas por cientos o miles de años, han tenido tiempo de hacerse compatibles con el resto del tejido natural y funcionan en equilibrio.

Por el contrario, una sustancia o ente artificial es una nota discordante, introducida por la voluntad humana, que aún no se integra y dada la inexperiencia humana, no se sabe si podrá integrarse alguna vez, o si provocará un desequilibrio fundamental que cambie drásticamente la forma de operar del tejido natural.

Definida así, la diferencia entre natural y artificial adquiere una dimensión que convierte en cháchara aberrante a las argumentaciones de los divulgadores citados. Los compuestos nuevos, los genes trasladados horizontalmente, son todos elementos que afectan en forma completamente diferente y posiblemente destructiva ( como miles de casos lo pueden demostrar ) a una estructura que no está preparada para enfrentar esas interacciones.


V - La utilidad de ser ignorante

Y si no he leído nada de filosofía y defino al gusto mis propios conceptos, ¿qué resulta?

En este caso, eliminar la diferencia entre natural y artificial puede resultar algo como lo que se explica en este artículo:

"Este texto publicado en '92 por la FDA dice que un transgénico, como un maíz transgénico, es equivalente en substancia a un maíz tradicional. Eso se llama el Principio de Equivalencia Substancial...entonces, si es lo mismo, para qué vamos a hacer ensayos. Cuál es el problema entonces."

Ya es claro por las menciones abiertas de los divulgadores citados que el objetivo de su planteamiento es que la gente le pierda el "miedo" a los productos sintéticos actuales. Pero unos de los sintéticos más importantes hoy en día son los transgénicos. Y los transgénicos dependen para su libre comercialización ( al menos en EEUU y sus clientes tecnológicos ) de esa "ciencia de abogados" llamada Principio de Equivalencia Sustancial, que tiene un "asombroso" parecido con lo que se encuentra en el núcleo de las argumentaciones de Bonfil, Schwarz, Ganem y muchos otros propagandistas del Establishment Científico.

Por que si "la distinción entre artificial y natural resulta bastante artificial" y "la frontera entre lo natural y lo artificial tampoco está claramente diferenciada", entonces estamos validando la idea de que las alteraciones introducidas por el hombre son desde poco significativas hasta francamente desdeñables. Y que el público acepte ese concepto sin más tiene inmensos beneficios...para los bolsillos de los fabricantes de transgénicos.


Conclusión

Nuevamente, la doctrina del Establishment Científico pretende ir contra conceptos de larga data y sospechosamente a favor de intereses económicos muy poderosos.


Referencias

Antecedente: La Neolengua Científica III
Relacionado: Transgénicos VII - Adoctrinamiento Sustancial


20 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus observaciones, la crítica constructiva es extremadamente valiosa y debe entenderse como una sana aportación a seguir construyendo el conocimiento. Recibe saludos cordiales y sigamos cuestionando todo para acercarnos cada vez más a la verdad, cualquiera que sea su concepción ontológica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí el texto de los dos divulgadores, en ningún momento ellos hablan de transgénicos. Ellos desmienten una creencia popular de que todo lo artificial es dañino. Pondré un ejemplo: hay personas que prefieren tomarse algo, que ellos consideran natural, como un té o unas hierbas en lugar de medicamentos, porque piensan que lo natural es mejor que lo artificial, sin saber que fisiológicamente en el interior de sus cuerpos pasa lo mismo con los medicamentos que con las hierbas naturales, ya que lo importante es el principio activo del medicamento (en ambas intervienen sustancias químicas.

      En la ciencia no se discuten problemas conceptuales o filosóficos, para eso existe filosofía de la ciencia. La mayoría de los textos que citas para apoyar tus argumentos son filosóficos.

      ¿Los argumentos son lógicos porque son correctos?

      Te citaré: "Lo primero que llama la atención en las citas anteriores es el grado de semejanza que tienen los argumentos. Como ya he dicho antes, ello sería lógico si estos fueran correctos."

      Tratar de decir que un argumento es correcto cuando es lógico es un error. Hay varios argumentos bastante bien construidos en cuanto a su estructura lógica y son incorrectos. En ciencia no nos podemos a filosofar sobre la verdad o a pensar cómo debe ser el mundo, sino que consultamos a la naturaleza misma mediante experimentos que validan nuestras teorías.

      Al tratar de definir entre natural y artificial, mencionas: "Regresando a los conceptos definidos por los grandes pensadores" ¿Grandes pensadores? Deberías saber que la ciencia no se basa en lo que dicen "los grandes pensadores". Tratar de definir algo es complicado, debido a que se limita lo que se trata de definir, ejemplo: trata de definir lo que es la inteligencia.

      Has criticado a varios divulgadores de la ciencia, porque no estas de acuerdo en la manera que divulgan la ciencia. Ahora bien ¿Cuál es la forma o manera correcta de divulgar la ciencia?

      Saludos
      Atte: Lic. Abundio Hernández

      Eliminar
    2. "¿Los argumentos son lógicos porque son correctos?

      Te citaré: "Lo primero que llama la atención en las citas anteriores es el grado de semejanza que tienen los argumentos. Como ya he dicho antes, ello sería lógico si estos fueran correctos.""


      A pesar de que lo citas, no lo entiendes. La cita se divide en dos partes:

      La primera postula que los argumentos de los divulgadores son extremadamente similares, por no decir idénticos.

      La segunda parte dice textual "ello sería lógico si estos fueran correctos"

      Si en la primera parte el sujeto de la oración es una semejanza, es obvio que el "ello" de la segunda se refiere al sujeto, o sea la semejanza, mientras que el "estos" se refiere al modificador inmediato anterior, o sea los argumentos. Aquí nos topamos con el problema que es casi requisito en los adeptos al seudo-escepticismo: deficiencias graves en lectura de comprensión.


      Deberías saber que la ciencia no se basa en lo que dicen "los grandes pensadores".

      Deberías saber que en un artículo que habla sobre distorsiones idiomáticas de conceptos tradicionales, o sea que no trata de ciencia propiamente sino de ideología e idioma, lo que digan los grandes pensadores es fundamental.

      "Has criticado a varios divulgadores de la ciencia, porque no estas de acuerdo en la manera que divulgan la ciencia. Ahora bien ¿Cuál es la forma o manera correcta de divulgar la ciencia?"

      He criticado las mentiras y deformaciones intencionales de los divulgadores. Tú estás inventando que critico la manera de divulgar. Es el gambito omnipresente de pretender que mentiras directas e intencionales son cuestión de estilo o errores involuntarios.

      Tu incapacidad de entender las frases más simples del español refuerza la tesis que presento.

      Eliminar
    3. PD:
      Harías bien en leer con cuidado el artículo de introducción:

      "Independientemente de los señalamientos puntuales a definiciones y explicaciones en su programa, son los metatemas de la ciencia los que más me llaman la atención y los que considero más importantes. Y serán los que obtengan los artículos con mayor relieve y profundidad."

      Los conceptos y la filosofía subyacente son sin duda un meta tema de la ciencia y son por tanto tema de este blog.

      Eliminar
  2. Creo que te serviría para un próximo post que es para un seudoescéptico la evidencia. Dice ElEscépticodeJalisco que:

    "4.Quiero evidencias, hasta ahora no has dado ni una. Un estudio que presume revisión por pares no es evidencia. Me encantaría ver una refutación a mis "sinrazones" para así ir con un chochero y aliviarme de todos mis males. Las incoherencias hasta ahora expouestas han sido las tuyas, pero bueno, sigamos creyendo que me estas enseñando lógioca jaja."

    http://elescepticodejalisco.blogspot.mx/2012/11/la-pecera-de-hawking-implicaciones.html?showComment=1353463837178#c3085266242256611953

    ¡Ahora dice que un estudio no es evidencia, pero pide evidencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda aquel seudo-escéptico que en el paroxismo de la negación, decía que había un artículo no arbitrado en una revista arbitrada, que no era prueba de nada porque no había gráficas ni datos en la página de compra del artículo y otras del estilo del que citas.

      Los seudo-escépticos son gente con graves problemas. Sus reacciones son las de alguien que se aferra ciegamente a algo porque es incapaz de entender nada más y ahí están las consecuencias.

      Eliminar
    2. Creo ya entender eso del síndrome del lic. Vidriera. Ahora la extraño es que Bonfil hable de etica en una de sus entradas recientes, cuando ni él ni sus acólitos la han mostrado.
      Sus reacciones son como cuando te metes a discutir con un ferviente religioso.

      Eliminar
    3. Como ya sabrás, me refiero al cuento de Cervantes "El Licenciado Vidriera" y los desmayos del protagonista cuando lo sacudían para hacerle ver que no era de cristal. Al regreso de los desmayos, nada había pasado y el sujeto seguía firmemente convencido de que era de cristal.

      Y el ejemplo arquetípico de ese comportamiento es el Doctor Ribozyme y su escape cuando no quería enterarse de las pruebas de que las sustancias naturales compuestas son mejores que sus amados fármacos sintéticos y de cómo si son las diluciones homeopáticas, para regresar tras un tiempo prudencial, más insolente e ignorante, si cabe, que antes.

      Eliminar
    4. Je, eso me recuerda otro caso interesante y similar al del Dr. Mapache. Revisando las viejas discusiones un tal J.M. Hernández dice en este enlace

      http://jmhernandez.wordpress.com/2008/07/06/el-imposibilidad-de-la-homeopatia/:


      "El “estudio independiente” dirigido por Roberfroid (curiosamente es el único del que no se menciona revista de publicación), no es tan independiente. La revista en la que se publicaron los resultados no fue Nature, como hubiera sido lo lógico, sino Inflammation Research, una revista homeopática arbitraria, y su primer firmante fue Philippe Belon, a la sazón Director de Investigaciones en la industria homeopática Boiron y colaborador de Benveniste y Roberfroid."

      Con la diferencia que este asegura que es una revista "homeopática".

      Eliminar
    5. Y otro superlisto (manuelabeledo) dice:

      "Ah, la memoria del agua. Algo que ningún químico ni físico ha podido encontrar y los homeópatas usan a diario.

      Que listos que son…


      No se cuál miente mas.

      Eliminar
    6. Por eso lo llamo ignorancia profesada.

      No es sólo cosa de que sean ignorantes, sino de que buscan activamente permanecer ignorantes. Siempre tratando de no investigar, de no entender, de no relacionar, de no pensar.

      Eliminar
  3. Que flojera crear un blog anónimo solo para criticar al Sr.Ganem, evidentemente no es perfecto pero al menos aporta mucho promoviendo que la gente que se interese por la ciencia, entiendo que su programa lo graba "en vivo", es decir, como si estuviera en una plática de amigos, en esas circunstancias es difícil tener el rigor de una publicación, es fácil cometer algún error, en cambio tu te tomas días para analizar con lupa cada frase, la verdad es triste tratar de obtener notoriedad a costa de otros, en fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog no es sobre errores casuales, ni sobre cuántas veces repitió una muletilla.

      Este blog es sobre alguien que dice que el metanol no es venenoso y el paxil es inofensivo.

      Ya sea que no distingas, o te hagas que no distingues, la mentira intencional de la equivocación, estás tratando de tapar el sol con un dedo, con todas sus consecuencias.

      Eliminar
    2. Deberías poner tu nombre, Grr, e indicar con qué credenciales cuentas, para que tu blog tuviera mayor credibilidad. Criticar de manera anónima de una manera tan hmmm, fuerte, aún cuando se haga con argumentos (que el usuario común de Internet tampoco verificará) no es muy ético, en mi opinión.

      Eliminar
    3. Cuento con la credencial más importante: saber leer.

      Es una que prácticamente ningún seudo-escéptico, con o sin doctorado, posee y está firmada por el conocido divulgador Martín Bonfil.

      Tu propuesta ( otro anónimo abogando contra el anonimato ) de desechar la discusión fundamentada en favor de la comodidad de los ignorantes para que continúen en el credo del principio de autoridad, es aberrante por decir lo menos.

      Y la idea de que mi proceder falta a la ética ( de nuevo viniendo de alguien con seudónimo ) no hace más que confirmarte como adepto a la doctrina del doble rasero, esa sí claramente anti ética.

      Hace tiempo dijiste que no creías que Enrique Ganem fuera intencional en sus datos falsos. Ahora la pega es que debo poner mi nombre y no un seudónimo.

      ¿Significa esto que ya te convencí?

      Eliminar
  4. En lo absoluto me tienes que convencer. El pseudónimo es debido a que blogspot lo introduce automáticamente, siendo parte de Google. Pero cuando hagas público tu nombre, haré lo mismo con el mío ;-)

    Por cierto, ahora si me puse como "Anónimo", no recordaba que lo da como opción blogspot.

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dije que tenga que convencerte.

      Digo que el no continuar la discusión donde la dejaste sino ahora hacer una objeción totalmente diferente sin referencia a la anterior es un buen indicio de que ya eres incapaz de sostener el punto anterior, una forma de convencimiento sin honestidad.

      ¿Ves como el saber leer si es la credencial más importante?

      Eliminar
  5. Mira, que no tengo el más mínimo interés en participar en una tal discusión, es todo.

    Vaya tono pedante.

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continúas con tu tónica de cambiar el punto en cada ocasión, siempre sin sostener el anterior.

      Primero no creías que hubiera intencionalidad.

      Luego el anonimato de los demás es pernicioso.

      Después el convencimiento es a futuro, no a pasado.

      Ahora el desinterés y la pedantería.

      Te cambio la pedantería ( cuestión de forma ) por algo de seriedad ( asunto de fondo ).

      Eliminar