martes, 5 de mayo de 2015

El Sacerdocio de la Ciencia XXIV - Doctorado en Realidad Asistida I

En este artículo, el profesor e investigador Miguel Angel Méndez Rojas habla sobre la homeopatía y pretende explicar la naturaleza de ésta y su relación ( inexistente según él ) con la nanomedicina.

A continuación se analizan sus dichos.


I - El Autor

Según su currículum, Méndez Rojas tiene una licenciatura en química con especialidad en fisicoquímica por la Universidad de las Américas ( UDLA ) y un doctorado (Ph.D.) en Química por la Texas Christian University. Además de una cantidad de posiciones académicas, es socio titular de la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica ( SOMEDICYT ) y fundador del capítulo Puebla.

Uno supondría que con esas acreditaciones, estaríamos ante un modelo de rigurosidad y fundamentación sólida, donde cada afirmación estaría bien referenciada y sustentada por todas las evidencias necesarias, sin mencionar una amplia capacidad para argumentar y explicar los puntos cuestionados.


II - Mentes Cercanas Piensan Igual

Lo primero que se puede notar en el artículo de Méndez Rojas es que tiene la misma estructura que muchos artículos seudo-escépticos. Por ejemplo, uno de los peores materiales aquí analizados: el caso Ciencia Cierta/Tortosa. En ambos textos y por alguna "extraña coincidencia", el autor, para hablar de la homeopatía, empieza por una apología aberrante de la medicina alopática, y tras hablar primores de ella, pasar a hablar pestes de la homeopatía con todo el repertorio seudo-escéptico que los lectores de este blog ya conocerán de sobra.

Y entonces es lógico preguntarse:

- ¿Quién diseño esa fórmula?

- ¿Cómo es que un académico con las credenciales ya citadas usa esquemas construidos para mentir?

En las siguientes secciones se verán más evidencias que pueden sugerir una hipótesis convincente para tal fenómeno.


III - ¿Sangrías? ¿Calomel? ¿Qué Es Eso?

Méndez Rojas acomete la tarea de hacer apología de la medicina oficial con un fervor que recuerda al de los autores del infame texto ¿Qué Es La Homeopatía?", con expresiones como

La medicina moderna es el resultado de miles de años de estudios sistemáticos, cuidadosos y que emplean el método científico para mantener y recuperar la salud, diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades.

y

A partir del siglo XIX la medicina moderna avanzó notablemente gracias a la introducción de nuevos instrumentos y teorías que nos llevaron eventualmente a la medicina actual

Al parecer, Méndez Rojas no sabe o espera que sus lectores no sepan lo que se cita en este artículo:

"La medicina ortodoxa norteamericana en la primera mitad del siglo diecinueve era comparable a la europea pero si cabe, más peligrosa. El sangrado era por supuersto el remedio soberano y era llevado a incluso mayores distancias que lo acostumbrado en Europa...La sangría  era el tratamiento correcto para casi cualquier dolencia pero especialmente para la fiebre"   Referencia

"Opio, licores, baños calientes, ajo, mercurio y vino fueron usados por litros como estimulantespara dolencias flemáticas. Modas que sobresimplificaron la práctica de la medicina condujeron a una reducción de los padecimientos reconocidos y una correspondiente reducción de medicamentos. Benjamin Rush, el médico norteamericano más respetado, era un fuerte defensor del mercurio y la sangría.  Calomel, cloruro de mercurio, era un estimulante para tratar casi cualquier cosa. El envenenamiento por mercurio era común en la época y muchas madres no permitían que sus hijos fueran tratados"  Referencia

"Los requerimientos para graduarse de la escuela de medicina, se quejaba un médico de Massachusetts, eran puramente nominales, el examen final una "mera pretensión". En Iowa, seis meses de leer medicina eran suficientes para conseguir el título de doctor. El prospecto de sanador compraba entonces "una libra de calomel, una onza de quinina, un dracma de morfina" y se consideraba listo para establecerse"   Referencia

Por si esas referencias parecieran demasiado acercadas a la homeopatía, veamos lo que cuenta Mauricio-José Schwarz, que nadie podría considerar una fuente deformada a favor de la homeopatía:

"El éxito de la homeopatía, lo hemos comentado, es que era menos agresiva que la más extendida medicina precientífica que se practicaba en Europa, y que dependía de sangrías, uso de sustancias como el mercurio en dosis que hoy sabemos que son muy perjudiciales, lavativas y otras prácticas que con frecuencia mataban al paciente."   Referencia

En su necesidad de pintar una medicina oficial maravillosamente racional y científica para contrastarla con la pérfida homeopatía, Méndez Rojas inventa ( los seudo-escépticos creen que pueden inventar absolutamente cualquier cosa siempre y cuando digan antes que son cientifiquísimos ) que es producto de "miles de años de estudios sistemáticos" aunque cualquier estudio histórico más o menos serio demuestre que la ya llamada "medicina científica" del siglo XIX era todo menos científica, como su correligionario Schwarz confirma.

Contrastar el disparate de que

"distintas culturas antiguas en India, China, Grecia y Egipto, entre otras, la desarrollaron y trataron de alejarla de las connotaciones que la rodeaba de magia y misticismo"

se deja como ejercicio para el lector.


IV - Teorías de Conspiración

Dice Méndez Rojas:

"como una manera de tomar una posición de activismo social para estar en contra de los intereses de la Gran Industria Farmacéutica (Big Pharma), una teoría conspiracionista que asegura que la medicina moderna y los médicos que emplean medicina basada en principios farmacológicos científicamente desarrollados forman parte de una conspiración internacional que busca maximizar los beneficios económicos para las grandes compañías farmacéuticas y controlar, a través de los medicamentos y sus efectos secundarios, las voluntades y salud de la población humana global."

Como se explicó en este artículo, los seudo-escépticos no niegan directamente esa idea, sino que la mencionan para ganar credibilidad y luego la desvirtúan sutilmente.

Méndez Rojas se ciñe religiosamente al método, llamándola primero teoría de conspiración, y luego diciendo que la cosa es más bien alrevés

"Así como ellos acusan a los científicos o médicos que tratan de informar con datos fidedignos a las personas para que tomen decisiones informadas y responsables, de que éstos son patrocinados por “esos oscuros intereses económicos de las grandes compañías y el corporativismo internacional”, la triste realidad es que muchos de ellos lo que buscan es embolsarse miles de millones de dólares en el mercado (real) de la medicina alternativa, tradicional, homeopática y otras charlatanerías por el estilo."

Nuevamente, el autor no sabe o espera que sus lectores sean tan ignorantes que no sepan del caso sudafricano:

"Los esfuerzos de Sudáfrica por reformar su régimen de propiedad intelectual para mejorar el acceso a medicinas encendió una tormenta de fuego en enero de 2014, con las mayores compañías farmacéuticas abiertamente enfrentadas con la sociedad civil y los países en desarrollo.
...
Sin embargo la filtración un poco después de un memorándum dirigido a ayudar a las grandes compañías de drogas a minar el cambio propuesto ha escalado el nivel, con el Ministro de Salud Sudafricano Aaron Motsoaledi comparando abiertamente la campaña de esa industria a un 'genocidio'.
...
La Directora General de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, ha expresado también su preocupación, diciendo que 'ningún gobierno debería ser intimidado por partes interesadas al hacer las cosas correctas en salud pública'"  
Referencia

Al igual que Enrique Ganem cuando pretendía hacer creer a su público lo contrario de lo que el Secretario de Agricultura de EEUU declaraba a cámara que le constaba ( narrado en este artículo ), Méndez Rojas intenta sutilmente hacer creer a sus lectores que es una tontería la idea de que exista un cártel internacional de farmacéuticas, aunque la Directora General de la OMS hable de intimidación a un gobierno.


V - ¿Me Faltó algo?

Una vez que se pone a hablar de la homeopatía, Méndez Rojas echa mano del arsenal completo de su religión. Y, como dije arriba, su celo recuerda a los autores del nefasto artículo del Circulo Escéptico.

Por ejemplo

"La forma de preparación de sus remedios y tratamientos, empleando diluciones sucesivas de una sustancia en alcohol o agua destilada, nos lleva a dudar incluso de la existencia de dicho principio activo en la solución. Diluciones 30C, que implican factores de disolución de hasta 1060 implican que ni siquiera sería posible la existencia de una molécula o átomo completo de la sustancia activa en el medio. En otras palabras, no habría manera de distinguir entre el solvente y la dilución. Consumir un medicamento homeopático es equivalente a tomarse un trago de agua destilada."

Como la mayoría de sus correligionarios ( aunque no todos presumen de tener doctorados o membresías de instituciones presumiblemente serias ), Méndez Rojas no sabe o espera que sus lectores no sepan que hay homeopatía muy por dentro del límite de Avogadro y se dedica a dejar la idea de que toda la homeopatía es "un trago de agua destilada".

Para fundamentar lo anterior, recordemos que en el gigantesco ridículo de su correligionario Luis Alfonso Gámez ( narrado en este artículo ), éste afirma

"No es un montaje; es un producto homeopático con todas las de la ley."

cuando se refiere a POLLON, un medicamento homeopático donde la mayoría de sus componentes está dosificado a 6X, lo que, como se explica en el artículo citado, corresponde a una dosificación de 1microgramo por mililitro, en el orden de muchas hormonas y otras sustancias que actúan normalmente en el cuerpo humano.

Méndez Rojas no olvida mencionar que la homeopatía "puede" causar la muerte "por falta de atención médica oportuna".  Todos los seudo-escépticos, de cualquier condición, incluyen siempre en sus panfletos la terrible amenaza de muerte que según su religión representa la homeopatía. Tal advertencia apocalíptica se incluye incluso en documentos oficiales, como el informe australiano, según lo cita Guadalupe Nogués,:

"En base a todo esto, el estudio australiano concluyó lo siguiente:

'...Las personas que eligen usar homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o postergan tratamientos para los cuales hay evidencias de calidad en cuanto a su efectividad y seguridad.'
"

Recordemos que en el comité que elaboró el informe australiano se incluyó a un correligionario de Méndez Rojas ( como se narra en el artículo referenciado ), con lo que la mención del supuesto peligro en un documento oficial habla de lo importante que es para la religión seudo-escéptica resaltar ese punto.

Lo que a Méndez Rojas se le "olvida" investigar ( sobre todo después de poner a la medicina alopática por las nubes ) es el dato citado en el caso de un correligionario más modesto pero igualmente mentiroso ( analizado en este artículo ) y que muestra el nivel de la hipocresía seudo-escéptica, que Méndez Rojas cree es cientifiquísima:

"Reportando en el  Journal of the American Medical Association, Dr. Lucien Leape de la Escuela de Harvard de Salud Publica, ha calculado que "180,000 personas mueren en EEUU cada año parcialmente como resultado de daño iatrogénico...En otro asunto, Journal of the American Medical Association apunta que el daño por tratamiento médico convierte en enana la mortalidad por accidente automovilístico anual de 45,000 y tiene más muertes que todos los demás accidentes combinados"


VI - ¿Qué Tiene Meyer-Serra Que No Tenga Yo?

Así como Carlos Elizondo Meyer-Serra no tiene miedo de ir a testificar mentiras y fabricaciones al Senado de México porque sabe que, aliado al poder, no hay consecuencias si es desmentido con datos duros por el Senador Pablo Gómez frente a la nación entera ( como se puede ver en este video ), Méndez Rojas sabe que no pasa absolutamente nada si él hace afirmaciones y tiene comportamientos que rayan en la locura siempre y cuando defiendan las doctrinas del Establishment Científico:

"Lamentablemente, esta pseudociencia trata de respaldarse en publicaciones supuestamente serias y científicas (como las de la revista Homeopathy, que tristemente publica Elsevier, uno de los mayores consorcios editoriales científicos del mundo) y que disfrazan artículos que carecen de proceso de revisión crítica, por pares y con metodologías comprobables y científicas, como publicaciones serias y válidas."

Compárese lo anterior con la Guía para Autores de Homeopathy, en el sitio de Elsevier:

"Todas las contribuciones están sujetas a revisión por pares  de expertos independientes y la decisión del Editor respecto de la publicación es inapelable"

Méndez Rojas es capaz de inventar que la revista Homeopathy es un fraude y que la revisión por pares y los experimentos que se presentan son imposturas, con tal de proteger sus más caros dogmas. Y por supuesto, no hay evidencia, fundamentación o respaldo a sus afirmaciones. Sus lectores deben creerle por sus credenciales, aunque esas credenciales digan que él es un investigador que respalda su trabajo con evidencia sólida.

Y cuando Zetetic150, connotado erudito en el tema de la homeopatía y comentarista asiduo de este blog, le pregunta

"¿Qué pruebas tiene de que “disfrazan artículos”? ¿Se ha enterado de que la revista Homeopathy perteneció hace décadas a Nature Publishing Group? ¿Dónde está su seriedad, de usted, entonces si no ha demostrado la mínima capacidad crítica?"

la respuesta de Méndez Rojas es típica de la sicosis científica, esa condición en que un seudo-escéptico frecuentemente cae cuando es cuestionado por cosas que él cree hasta la muerte pero es incapaz de fundamentar:

"3) de la cara: argumentar con un fantasma sin nombre solo reafirma que no tiene certeza en sus argumentos y por tanto se siente mas cómodo escondido en la oscuridad del anonimato."

Méndez Rojas pretende que el anonimato de su interlocutor le "impide" responder y le "da" coartada para no tener que fundamentar sus afirmaciones, pero sin poder disimular la violenta reacción que le produce el cuestionamiento.

Recordemos que muchos difusores de mentiras y seudo-ciencia reaccionan de la misma forma que Méndez Rojas, como se puede ver en el caso de Enrique Ganem balbuciendo sobre currícula y trayectoria cuando se le pregunta sobre sus afirmaciones de que el metanol no es venenoso, o el de Martín Bonfil, llamandome demente porque denuncié su incapacidad de investigar lo que va a decir aunque se crea cientifiquísimo y fundamentadísimo.

En los casos apuntados, el seudónimo del interlocutor es pretexto "suficiente", aunque el interlocutor sólo haga preguntas y señale dichos del cientifiquísimo divulgador interpelado, que uno supondría debería poder responder con tantas rondas como su público soportara y aún quedarle munición de reserva.

En lugar de ello, estos cientifiquísimos esceptiquísimos se ponen fuera de sí y balbucen incoherencias que terminan en el ad hominem más vulgar, como Bonfil, y como el mismo Méndez Rojas termina por hacer:

"¿Vale la pena dar vueltas en círculos con alguien cuya filosofía proviene de un ideólogo que la fundó para defender la teoría de una Tierra plana en pleno siglo XIX?
Ya le dije señor: cúrese con homeopatía. Adelante. Prescinda de otras engañosas formas de tratamiento médico, producto de la medicina occidental. No me preocupan sus argumentos pseudocientíficos y falaces. Mi credibilidad no es lo que está en juicio sino algo más profundo y delicado: la verdad de fondo que no depende de sus interpretaciones o las mías.
Echar perlas a los cerdos. Así es como se define todo esto."

Y como el nivel de corrupción e ignorancia en que vivimos es tal, Méndez Rojas seguirá ondeando sus credenciales académicas mientras afirma que la revisión por pares de Homeopathy es pura farsa y que los experimentos son fraude sin temor a que una autoridad le exija un mínimo de sustento o seriedad.


Conclusión

La religión seudo-escéptica es tan terrible que incluso los especialistas en investigar, al verse confrontados con la opción entre ser profesionales o fieles a su credo, optan por la religión y olvidan su compromiso con la verdad y la ciencia.


Referencias

Antecedente: Charlatanería Científica II
Continuación: Doctorado En Realidad Asistida II
Relacionado: Por Qué La Homeopatía No Sólo Es Nanomedicina II

7 comentarios:

  1. Más que como Meyer Sierra, el doc Rojas ni siquiera oculta sus acusaciones, creo que la analogía más parecida a este señor es el del candidato al PRI Ricardo Barroso Agramont. Es ciníco, manipulador, mentiroso y ni siquiera le importa que mucha gente vea sus mentiras, no tiene la menor vergüenza.
    La gente alineada al seudoescepticismo (periodistas, comunicadores, divulgadores, científicos, aficionados, etc) como bien dices no le interesa mentir, el poder hegemónico los acoge bien siempre que otorguen los beneficios esperados a su linea de pensamiento. En mi opinión, y después de todo esto que hace, Don Rojas no es más que un mitomano. Ya nada más le falta amenzar con la fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tienes razón, aunque yo escogí a Elizondo Meyer-Serra porque, al igual que Méndez Rojas, se supone que son expertos en el tema y su opinión tiene el peso de eso conocimiento aunado a un prestigio que los obliga a ser rigurosos y verídicos.

      En los hechos se ve que, dado que vivimos en uno de los mayores paraísos de la impunidad del planeta, los supuestos "expertos" se vuelven merolicos al servicio del poder, confiados en que no pasa nada y por más mentiras evientes que se les señalen, seguirán con sus carreras y reputación intactas.

      Eliminar
  2. Alguien me puede explicar sin baneos de por medio, por qué la gente no se muere al tomar 5 litros de medicinas homeopáticas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Alguien me puede explicar sin baneos de por medio"

      Es que tu estás acostumbrado al otro bando, donde no soportan la discusión abierta que dicen defender. Aquí no se "banean" ni a los loquitos, mucho menos a alguien que llega a preguntar con seriedad.

      ---------------------------------------------------

      "por qué la gente no se muere al tomar 5 litros de medicinas homeopáticas"

      Porque tú das por cierto que "medicinas homeopáticas" son necesariamente altas potencias y no es así. Te puedes morir con 5 litros de medicinas homeopáticas correctamente seleccionadas.

      Si lees este artículo, te darás cuenta de que las medicinas homeopáticas empiezan desde la tintura madre, o sea el jugo de la planta o equivalente en otras sustancias activas.

      Como ejercicio, podrías calcular cuánta tintura madre de acónitum napellus se necesitaría para conseguir 3 mg de aconitina, que es la dosis letal aproximada. No sé cuánto es pero apostaría que es menos de 5 litros.

      Espero que el leer el artículo sugerido te dé una idea del nivel del charlatanería de esos que se la pasan orando en las esquinas a los dioses de la ciencia pero hacen creer a la gente que la homeopatía es algo diferente a lo que es.

      Y también espero que me digas si esta respuesta satisface tu duda o hay más puntos por aclarar.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Hola autor de este blog, me gustaria saber de tus titulos universitarios, y articulos publicados, si no fuera mucha la molestia. Para saber si tu opinion es para tomarla en serio o no. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se puede ver en cualquier artículo de este blog, contra lo que se contrastan los dichos de los embaucadores seudo-escépticos no son mis opiniones sino citas debidamente referenciadas de autoridades en el punto de discusión.

      Y dado que los embaucadores seudo-escépticos están dirigidos a un público ignorante y estúpido, las contradicciones son tan claras y simples que la mayor cualificación que se necesita para distinguir entre las platicadas sin referencia y lo que dice una autoridad reconocida en la materia es un aceptable nivel de lectura de comprensión y una razonable capacidad cognitiva.

      Pero ya que pides credenciales, te ofrezco mi credencial más importante:

      "Al menos, sí tengo que reconocer tu inmenso interés y dedicación: no conozco a nadie que haya leído tantos de mis escritos con tanto cuidado"

      Esta certificación fué otorgada ( como se cita en la sección III de este artículo ) por Martín Bonfil, connotado predicador seudo-escéptico, de modo que debería ser suficiente para cualquiera que entienda de qué se habla en este blog.

      Eliminar
    2. Hola, en el escepticismo hay una norma que dice que lo que diga una autoridad no importa siempre y cuando se den las fuentes adecuadas a autoridades científicas que no emitan meramente opiniones. En este caso, no es necesario que creas en lo que pone Grr en su artículo, puedes dar click en cada fuente y contrastar la información.
      Al respecto, no se duda de que el Dr. Miguel Ángel P. sea un buen investigador en su área, pero es reprobable cuando inventa que la revista Homeopathy no era revisada por pares (peer review) o cuando tergiversó mis dichos.
      Saludos.

      Eliminar