jueves, 8 de octubre de 2015

El Sacerdocio de la Ciencia XXXV - El Teorema de Goebbels

Los lectores de esta serie ya podrán haber sacado la conclusión de que ser un difusor más o menos profesional de la doctrina seudo-escéptica es ser un propagador de falsedades.

El presente artículo demuestra la generalidad de este axioma, analizando los dichos de uno de los mayores difusores de la doctrina seudo-escéptica en México.


I - El Cientifiquísimo Autor

Mario Méndez Acosta es ingeniero civil aunque su ocupación más conocida es la de periodista. Entre su currículum se puede destacar:

   - Presidente de Club de Periodistas de la Ciudad de México
   - Miembro fundador de la Asociación Mexicana de Ciencia Ficción y Fantasía.
   - Presidente de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica
   - Miembro del comité editorial de la revista Pensar.

Nuevamente y como en muchos casos analizados anteriormente en esta serie, uno supondría que es una persona altamente fundamentada en lo que dice, con una capacidad de sustentar sus afirmaciones y explicar adecuadamente los temas que aborda.


II - Hay De Magias A Magias

En el artículo MAGIA HOMEOPÁTICA, Méndez Acosta aborda el tema de la homeopatía. Y como es debido para un texto que intenta educar al público ignorante, empieza por el principio:

"A la opinión pública se le ha ocultado con gran habilidad que la mayoría de las llamadas medicinas alternativas se basan de manera exclusiva en conceptos má­gicos primitivos y anticientíficos, y ello es especialmente cierto en el caso de la homeopatía."

No bien empezar el texto, Méndez Acosta deja muy clara su "preocupación" por el origen mágico de la homeopatía, dando a entender que una disciplina con ideas esotéricas no sólo es anticientífica sino falsa por definición.

Sin embargo, es muy notable que cuando no se trata de la homeopatía, Méndez Acosta no es tan purista en el origen filosófico de un concepto. Por ejemplo veamos el caso ( citado en este artículo ) de algunas de las ideas de Isaac Newton respecto de sus descubrimientos, incluida la gravedad:

"Adicionalmente a intervenir para re-formar el sistema solar, Newton invocó la intervención activa de Dios para prevenir que las estrellas cayeran unas sobre otras, y quizá para prevenir que la cantidad de movimiento en el universo decayera debido a la viscosidad y fricción. En correspondencia privada Newton algunas veces dió idea de que la fuerza de Gravedad se debía a una influencia inmaterial
...
La gravedad explica los movimientos de los planetas, pero no puede explicar quién puso los planetas en movimiento. Dios gobierna todas las cosas y sabe  todo lo que es o puede ser hecho. Oposición a la Divinidad es ateísmo en profesión e idolatría en práctica.
...
El ateísmo es tan insensato y odioso a la humanidad que nunca tuvo muchos  profesantes"

Es evidente que hay un componente religioso fundamental tras la concepción de Newton de la Naturaleza y sus leyes. Pero ( al igual que el resto de los seudo-escépticos "preocupadísimos" por el psora y otros conceptos "mágicos" ) Méndez Acosta nunca menciona tal aspecto al referirse a la gravedad, como se puede observar en este artículo suyo:

"Por su parte, la materia común y corriente, con masa positiva, atraerá gravitacionalmente tanto otros objetos de masa positiva como aquéllos de masa negativa."  

La lectura de ese artículo muestra claramente que Méndez Acosta no tiene problema alguno con la gravitación o, por extensión, con Isaac Newton.

Tal conducta hipócrita y simuladora muestra sin más pérdida de tiempo cuáles son las verdaderas intenciones de los "preocupadísimos" "cientifiquísimos" al hablar de las ideas filosóficas pasadas de moda en los orígenes de la homeopatía.


II - Está Bien Que Son Medio Brutos Pero...

Dice Méndez Acosta:

"Cuando un médico ordina­rio tiene, por ejemplo, que debatir en los medios electrónicos con los proponen­tes de la medicina homeopática, no pue­de en realidad hacerlo, pues ignora las inauditas bases de esta peculiar terapéu­tica y hasta acepta que los homeópatas califiquen a la medicina científica con el término de 'alopatía'"

Es difícil entender qué pretendía decir Méndez Acosta con esta parte de su texto. Pareciera querer hacer creer que un médico no puede fundamentarse adecuadamente en el tema que pretende debatir.

O quizá sugiere que los médicos son tan científicos y racionales que resultan incapaces de aprender las "inauditas bases" de la homeopatía. Tanto como para atararse y quedar imposibilitados de rechazar el odiado término "alopatía".

Lo que si es claro es que hay alguna extraña condición que afecta a los escritores de panfletos seudo-escépticos.

Uno puede entender que textos, como el de Ciencia Cierta/Tortosa ( analizado aquí ), el de Carlos Otto ( revisado aquí ) o el de un médico como Claudio Pérez de Celis ( analizado aquí ), contengan absurdos o tonterías. Pero que un periodista tan reverenciado y conocido como Méndez Acosta escriba semejantes sinsentidos debe acusar algún fenómeno extraño: algo les pasa a las seseras de los que intentan engañar de esa forma al público.


III - ¿Cómo Voy A Saber Algo Que Pasó Hace Apenas Seis Años...

Dice Méndez Acosta:

"Como señala un informe del Consejo Nacional contra el Fraude en la Salud, organización estadounidense dedicada a poner a prueba las afirmaciones de las llamadas medicinas alternativas[2], las premisas de la homeopatía han sido refutadas por ciencias básicas como la química, la física, la farmacología y la pa­tología."

El Consejo Nacional contra el Fraude en la Salud ( NCAHF por sus siglas en inglés ) era una organización fachada utilizada por el seudo-escepticismo organizado para dar herramientas a los embaucadores en sus ataques a la homeopatía. Análisis tanto del documento aludido por Méndez Acosta como del juicio donde se declara a esa organización como "tendenciosa e indigna de crédito" se pueden encontrar en esta serie de artículos.

Una cita de este artículo da una idea del tipo de organización que era NCAHF:

"En su Opinión, la Corte de Apelaciones estuvo de acuerdo con King y Negrete. Específicamente, la Corte de Apelaciones encontró que NCAHF "no presentó evidencia de que los productos de King Bio fueran inseguros e inefectivos, apoyándose más bien en ataques generales a la homeopatía, hechos por testigos que no tenían conocimiento de, o experiencia con, los productos King Bio, y quienes fueron hallados tendenciosos e indignos de crédito.
...
En apelación, NCAHF reconoce que, bajo la ley actual de California, un demandante de publicidad falsa lleva la carga de probar que la afirmación publicitaria del defensor es falsa o engañosa. NCAHF discute, sin embargo, que deberíamos traspasar la carga de la prueba al defensor para facilitar la campaña contra el fraude de salud"

La organización referencia del cientifiquísimo Méndez Acosta llega a un tribunal sin pruebas de su acusación con el cuentelete de que el otro tiene debe probar su inocencia para "facilitar la campaña contra el fraude en salud"

El título de esta sección alude al hecho de que el texto de Méndez Acosta que da motivo al presente artículo fué publicado en línea en 2009, seis años después de emitirse la sentencia donde NCAHF es exhibida como la organización de locos que era.

Hay muchos ejemplos de casos donde pasan años y años sin que los seudo-escépticos se enteren que se ha probado fehacientemente que la realidad es exactamente alrevés de como ellos dicen. Mi favorito es desde luego el de Martín Bonfil y su canalla acusación a Benveniste, pero hay muchos más y el presente viene a sumarse a ellos:

Méndez Acosta sigue predicando el evangelio según un apóstol mostrado falso muchos años antes sin enterarse de nada. Lo cual desde luego no le impide acusar a los otros de estar empecinados en el mismo discurso para evitar cambiar sus dogmas:

"Quienes la ejercen impiden cam­bios en su doctrina, que modificarían los principios originales de Hahnemann"

Tal muestra de hipocresía científica es un evento prácticamente universal entre los predicadores seudo-escépticos, como fácilmente puede comprobarse.


IV - ...Si No Me He Enterado De Algo Sucedido Hace Casi Un Siglo?

Dice Méndez Acosta:

"La dilución se lleva a cabo por etapas, poniendo una gota de la sustan­cia base en 99 gotas de un diluyente como el alcohol; a esta mezcla se le dan dos sa­cudidas y se ingiere una gota de la solu­ción resultante, la cual se mezcla a su vez con otras 99 del diluyente elegido, des­pués se le vuelven a dar dos sacudidas y se ingiere de nuevo una gota de la mez­cla resultante, procedimiento que se re­pite hasta 200 veces"

Este intento de describir el proceso de potenciación homeopática lleva el absurdo a niveles que tranquilizan a los médicos aludidos en la sección II.

Quién sabe si a resultas de una traducción automatizada, Méndez Acosta publica que la gota tomada de una potencia se ingiere primero y luego se añade a la siguiente solución. Y como remate afirma que "dos sacudidas" componen la sucusión.

Un poco de investigación muestra que

"Paso 2: Este líquido es entonces sucusionado 10 veces en su botella golpeando firmemente la base de la botella contra una superficie firme pero resistente como la palma de la mano o un libro con cubierta de piel"   Referencia

"El frasco es golpeado con diez potentes golpes descendentes del brazo o golpeando la mano derecha cerrada contra la palma abierta de la mano izquierda o un cuerpo duro pero elástico, como una almohadilla de piel, haciendo terminar cada golpe en un tirón. Hahnemann aconsejó dos golpes en la 5a edición y diez golpes en la sexta edición"   Referencia

Como ya he mostrado en muchas ocasiones ( por ejemplo en este artículo ), los seudo-escépticos son simplemente incapaces de verificar los datos con los que pretenden iluminar al público.

Méndez Acosta no pudo investigar adecuadamente y explicar que, si bien antes de 1921 ( fecha de publicación de la sexta edición del Organon ) la regla para sucusionar era 2 golpes ( no sacudidas ), ello cambió como resultado de las correcciones finales de Hahnemann ( eso que los seudo-escépticos juran no sucede con la homeopatía ) y actualmente el método recomendado es 10 golpes.

Otro detalle que muestra la contumacia en la profesión de la ignorancia por parte de los seudo-escépticos es la siguiente cita:

Una investigación pos­terior, solicitada por esta revista y enca­bezada por James Randi

En realidad ( como se explica en este artículo ) era el propio editor de Nature, John Maddox, quien encabezaba el equipo de "investigadores independientes". Además de Randi y Maddox, el químico Walter Stewart completaba el grupo.

Nuevamente Méndez Acosta fué incapaz de investigar correctamente el dato para ofrecer información confiable a sus lectores.


V - Esta Magia Si Es Científica

Dice Méndez Acosta

"En 1988, Jacques Benveniste, un in­vestigador francés del prestigiado Insti­tuto Nacional de la Salud por encargo de unos laboratorios homeopáticos llevó a cabo ciertas investigaciones y aseguró haber descubierto que altas diluciones en agua de diversas sustancias dejaban en la misma determinada memoria, lo cual le proporcionaría una justificación para la homeopatía, y publicó sus hallazgos en la revista Nature.

Una investigación pos­terior, solicitada por esta revista y enca­bezada por James Randi, determinó que Benveniste no había realizado correcta­mente sus pruebas y además había ocul­tado los resultados desfavorables a su hipótesis, por lo que éste fue suspendi­do de dicho Instituto."

Esta cita muestra dos aspectos fundamentales en el análisis del discurso seudo-escéptico.

La primera parte es la presentación del fenómeno. Benveniste no era sólo "un investigador francés". Como se cita en este artículo:

"Este profesor universitario e investigador de carrera era autor de docenas de trabajos científicos publicados en revistas con comité editorial. Algunos de sus trabajos previos habían sido notoriamente influyentes; trece de ellos habían sido citados más de cien veces; un artículo suyo de 1972 tenía en 1988 más de 640 citas y otro de 1979, más de 300. (7). En otras palabras, se trataba de un científico de sólidos antecedentes y excelente reputación."

Benveniste era una autoridad mundial en su campo, tanto como para ser calificado candidato al Nobel, según algunos comentaristas póstumos. Pero los seudo-escépticos siempre tratan de descalificarlo, con grados que van de la calumnia simple de Steven Novella, que lo llama "homeópata" ( como se cita en este artículo ), a la calumnia canalla de Martín Bonfil ya referenciada en la sección III.

Méndez Acosta evita tales extremos, presentándolo simplemente como un investigador cualquiera. Pero tal método no es tan inocente como pudiera parecer por que sigue produciendo el mismo efecto: preparar todo para la segunda parte del engaño.

Dicha segunda parte es que la "investigación" del trabajo de Benveniste fué encabezada por James Randi. Y uno se pregunta:

¿Cómo es que un divulgador de ciencia, muy reputado y supuestamente riguroso como Méndez Acosta, pretende hacer creer a sus lectores que la verificación de un experimento de frontera, efectuado por el equipo de un especialista de clase mundial, podía ser conducida por un mago denunciador de médiums, con absolutamente ninguna cualificación científica?

No nos pongamos exigentes con Méndez Acosta para pedirle que conozca el carácter corrupto de Randall James Hamilton Zwinge, alias James Randi ( para los interesados, favor de consultar esta serie de artículos ). Como se ha visto muchas veces ( por ejemplo en el caso de Martín Fragoso y su defensa de Robert L. Park ), los seudo-escépticos creen que ciencia, mentira y corrupción pueden ir juntas sin ningún problema, por lo que nunca verifican la calidad ética de sus figuras y líderes de opinión.

El mismo Méndez Acosta demuestra mi afirmación anterior al usar como referencia a la fraudulenta organización NCAHF ( asunto analizado en la sección III ).

El caso es que la idea de que un analfabeta científico conduzca una revisión de un experimento de frontera contradice el sentido común. Y aún así, Méndez Acosta y el resto de los seudo-escépticos que escriben artículos prácticamente idénticos hablando de este mismo evento, tratan de hacer creer al público que eso es algo absolutamente normal y científicamente aceptable.

Un simple detalle puede mostrar el grado de mentira de lo que estos embaucadores proponen:

Como se cita en este artículo, el editor de Nature John Maddox, que poseía un grado científico, confunde a los basófilos con una subclase de linfocitos, siendo que son células completamente diferentes.

Si Maddox, que tenía educación científica y ya había leído ( y tratado de censurar ) el trabajo de Benveniste,  no tenía Ni Puta Idea(MR) del objeto de estudio, ¿cómo es que un mago denunciador de parapsicólogos podía ir a enmendarle la plana al científico líder en el mundo en ese campo?


VI - La Religión De La Ignorancia

Aún quedan bastantes elementos por analizar en el artículo de Méndez Acosta. Pero los ya analizados son suficientes para confirmar la conclusión que ya se ha expresado en otras ocasiones con casos similares:

El seudo-escepticismo es un credo, construido por embaucadores y repetido por gente que no tiene Ni Puta Idea(MR) de los temas en discusión pero cree que copiando lo mismo que otros dicen y presentándolo en forma casi idéntica está haciendo divulgación científica, sin darse cuenta que en realidad hace divulgación de la calumnia y la mentira, ayudando a completar las mil repeticiones requeridas por el Teorema de Goebbels para construir una "verdad" fraudulenta en la mente del público.

Desde luego y como se observa en otros notables casos ( como el de Manzano o el de Méndez Rojas ) la pregunta más importante es:

¿Qué entorno puede causar que académicos y especialistas ( o periodistas, como en el caso actual ) de alto nivel renuncien a sus presumibles altas capacidades y cualificaciones para convertirse en estólidos repetidores de dogmas falsos sobre temas que ignoran?


Conclusión

Se vuelve a mostrar que la mentira seudo-escéptica es uniforme, independientemente del nivel o prestigio del propagador.


Enlaces

Antecedente: De Charlatán A Enfermito
Continuación: Abusando De La Buena Fe

2 comentarios:

  1. Zetetic: Una disculpa por que al mandar a spam los comentarios del que dice que el semen humano puede ser homeopatía, tus comentarios se desvanecieron. No logro encontrarlos en ninguno de los apartados de la sección de comentarios.

    Pero en referencia a algunas de las cosas que decías, puedo resaltar lo que ya he dicho: esta gente realmente cree que se puede ser científico y mentiroso y corrupto al mismo tiempo. Este sujeto censura y ataca en su blog con expresiones como

    "Dándome una vuelta por ese blog de resabiadillos ignorantes que pretenden convencernos en el siglo XXI de que 1) el agua tiene memoria..." Referencia

    pero luego viene aquí a darse baños de pureza y profesar que

    "Respeto es lo que se debe tener con las personas y ustedes, piltrafillas, han faltado al mío y ahora se ven abocados a esto. Respetos es NO llamarme seudopediatra, respeto es NO llamarme mentiroso, respeto es NO insinuar que soy imbecil." Referencia

    Como he dicho, este comportamiento patológicamente hipócrita no es casualidad. Al igual que en el catolicismo, donde las llamadas ratas de iglesia son las personas más abyectas de la comunidad, en el seudo-escepticismo los activistas más incisivos son los más moral y éticamente incapacitados.

    Su doctrina está diseñada de esa forma y el hecho de que gente realmente capaz de distinguir el fraude de la verdad reniegue de inmediato de su culto ( el ejemplo arquetípico es desde luego Truzzi ) lo demuestra.

    Tras estos años de observación y análisis, se puede concluir con seguridad que la descripción anterior es altamente generalizable a los seudo-escépticos como grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el mamarracho de Pepe anda muy cabreado porque en España no más no puede.

      Eliminar