domingo, 24 de enero de 2016

El Sacerdocio de la Ciencia XXXVII - Fraude Científico I

En un artículo anterior analicé los dichos de Edzard Ernst, una de las mayores luminarias del negacionismo homeopático a propósito de su caracterización de las bajas potencias homeopáticas como seudo-homeopatía.

En este artículo volveré sobre el tema para añadir importante información sobre el personaje y las doctrinas que defiende.


I - Soy Tan Científico Que Meo Evidencia Arbitrada

Como se recordará de el artículo ya citado, el análisis se centra en esta parte de un artículo de Ernst:

"Todo esto sería extremadamente trivial si no tocara un punto importante y confuso que es usado a menudo como 'ruta de escape' por los homeópatas cuando se hallan en situación comprometida. Algunas pruebas de homeopatía son positivas porque usan medicamentos que son homeopáticos sólo de nombre...

Y ese es el punto: los remedios homeopáticos más allá de la potencia C12 no contienen nada, las menos diluídas contienen de poco a muy poco, y las potencias D1 están apenas diluídas y por ello contienen cantidades sustanciales de ingredientes activos. Tales bajas potencias son raramente usadas por los homeópatas y deberían ser llamadas SEUDO-HOMEOPÁTICAS, en mi visión."

Es bastante evidente que lo que Ernst dice es que, debido a que son raramente usadas, las bajas potencias son seudo-homeopatía. Y como se explicó en el artículo apuntado, esta afirmación entra en franca contradicción con la investigación histórica del Instituto Para La Historia de La Medicina ( IGM por sus siglas en alemán ), parte de la Fundación Robert Bosch, que explica que la homeopatía se extiende desde la potencia 0 ( tinturas madre ) hasta las mayores potencias disponibles, y que todo el espectro ha sido y es utilizado en la práctica.


II - Soy Tan Científico Que Juego Con La Causalidad

Tras serle señalada la contradicción entre sus dichos y la investigación del IGM, Ernst responde:

"es posible que la escuela de bajas potencias dominara la homeopatía alemana en los 1940, pero hoy la potencia más frecuentemente vendida es C30, que también fué la favorita de Hahnemann por mucho tiempo en su vida"

Como se puede ver, Ernst trata de tergiversar el punto de qué es homeopatía y qué no, a cuál es la potencia más usada actualmente. Tras referenciarle más evidencia, incluyendo la mención de Randi de que Calms Forté y sus componentes a 1X, 2X y 3X son homeopatía, le presento la pregunta directa:

"Si una investigación arbitrada dice que es homeopatía, y una directiva Europea prueba que esta es una defnición ampliamente aceptada, y Randi dice que es homeopatía,

De dónde viene su visión?"

Su respuesta es increíble:

"Esa es precisamente la contradicción que intento explicar en mi post al que ud. se refiere"

Al igual que en el caso de Novella y su clarividencia científica, Ernst pretende que un artículo ya escrito analiza un evento posterior, pero en un circuito raro de Hofstadter. Como las "Manos Dibujando" de Escher, Ernst pretende hacer creer a sus lectores que el artículo que con sus afirmaciones contradice a una investigación arbitrada es el que intenta resolver esas contradicciones.


III - Soy Tan Científico Que Cheshire Es Un Aficionado En Comparación

Tras la respuesta citada en la sección anterior, uno muy bien podría concluir que el interlocutor es o bien un embaucador o bien alguien con serios problemas mentales y desechar la discusión como algo que no llevará a ningún lado.

El problema de este enfoque es que ese interlocutor es nada menos que Edzard Ernst, una de las mayores autoridades del negacionismo homeopático, cuyas respuestas son fundamentales para entender y mostrar el fenómeno seudo-escéptico. De modo que insisto, teniendo en cuenta que no ha respondido ninguna de las dos preguntas hechas, a saber por qué dice que una parte poco usada de una terapéutica se convierte en seudo-terapéutica, y cuál es su fundamento para su "visión".

Tras negar  que hubiera dicho eso, procede a una clarificación:

"Lo siento, no fuí claro.
'Tales bajas potencias son raramente usadas por los homeópatas y deberían ser llamadas SEUDO-HOMEOPÁTICAS, en mi visión.'

Quise decir que porque son bajas potencias y porque la potencia típica es alta, sugiero llamarlas seudo-homeopáticas.
No ( quise ) decir que, porque son raramente usadas, debieran ser llamadas seudo-homeopáticas. Y también añadí EN MI VISIÓN. ¿No me permite ud. tener mi visión?"

Si llamé increíble a la "clarividencia científica" de Ernst, su "lógica" empieza a rebasar la escala.

Primero, podemos ver que en una discusión científica y fundamental sobre la naturaleza de una terapéutica, el llamar seudo-homeopatía a las bajas potencias ya fué degradado de juicio sumario de la mitad de esa terapéutica, a una mera sugerencia, o sea pasaron de "deberían ser llamadas ... en mi visión" a "sugiero llamarlas".

Este recular científico es, como he dicho en otras ocasiones ( por ejemplo en el caso de Javier Garduño ), un comportamiento típico de los seudo-escépticos, que siempre hacen afirmaciones que no soportan el menor análisis y que tienen que retirar en la primera discusión seria.

Pero lo verdaderamente impresionante de esta "clarificación" es el sofisma para oligofrénicos. Ernst dice que no quiso decir que las potencias bajas sean seudo-homeopáticas por ser raramente usadas. Pero si que son seudo-homeopáticas por que la potencia típica es alta.

Si la potencia típica es alta, las bajas son atípicas.

"atípico, ca
1. adj. Que por sus caracteres se aparta de los modelos representativos o de los tipos conocidos"   Referencia

¿Algo que se aparta de los modelos representativos no es raro?

Como siempre en estos casos, hay dos posibilidades: que Ernst sepa que su explicación es una tontería, o que no lo sepa.

Y como siempre, es difícil decidir cuál es la verdad, teniendo en cuenta que para la ideología que Ernst sustenta, incluso hacer el tonto es menos costoso que admitir la falsedad de un dogma fundamental, como es el de desaparecer la homeopatía por dentro del Límite de Avogadro.


IV - Soy Tan Científico Que No Necesito Referencias

Al ser cuestionado

"Acaba de admitir que al menos en los '40s las bajas potencias eran plena homeopatía, per ahora, "en su visión", son seudo-homeopatía. Así que lo está diciendo: una parte raramente usada de una terapia se convierte en seudo-terapia.

Por favor sustente con un argumento científico y de fondo más allá de 'mi visión'"

la respuesta de Ernst es:

"Lo siento, no fuí claro.
Tales bajas potencias son raramente usadas por los homeópatas y deberían ser llamadas SEUDO-HOMEOPÁTICAS, en mi visión.'

Quise decir que porque son bajas potencias y porque la potencia típica es alta, sugiero llamarlas seudo-homeopáticas.
No ( quise ) decir que, porque son raramente usadas, debieran ser llamadas seudo-homeopáticas. Y también añadí EN MI VISIÓN. ¿No me permite ud. tener mi visión?"

Finalmente y como podría anticiparlo cualquier persona que hubiera leído con cuidado las expresiones de Ernst, la prueba está ahí: no existe fundamento científico a su posición sobre la naturaleza de las bajas potencias en homeopatía.

Al igual que todos los casos analizados en este blog, resulta que, cuando se presiona lo suficiente, el seudo-escéptico aludido, sin importar su nivel o condición, debe admitir que no tiene soporte científico a sus afirmaciones con las que pretendía iluminar de ciencia al mundo.


V - Soy Tan Científico Que No Puedo Ser Un Fraude

Una respuesta como la citada en la sección anterior no podía menos que motivar la pregunta que le hice:

"¿Cómo sostiene oponer "mi visión" a evidencia científica arbitrada? ¿Ha renegado del enfoque científico?"

Y tras ello, 18 días ( hasta este momento ) sin respuesta.

Uno puede pensar que Ernst no tiene ninguna obligación de apresurar su respuesta. La realidad es que la no respuesta es un recurso muy socorrido entre los que tanto hablan de fundamentación y certeza.

Por ejemplo el chileno Frías González que se curaba en salud

"NOTA: Además, trabajo y a veces no tengo tiempo para responder de inmediato"

aunque hace ya más de mes y medio que espero respuesta, mientras Frías González ha publicado 5 artículos y 3 comentarios desde entonces.

El elemento que viene a resolver esta controversia ( en perjuicio de Ernst ) es  esta admonición, proveniente de una gran autoridad moral en discusiones y ética:

"Durante estas discusiones, un comentarista proporcionó perturbadoras sospechas de que una de la reciente evidencia insignia para la homeopatía podría ser fraudulenta. El autor del artículo en cuestión, quien había sido un entusiasta participante de las discusiones, debería haber respondido y argumentado su caso. En lugar de eso sus comentarios en este blog se detuvieron abruptamente , un hecho que la mayoría de expertos podrían interpretar como una admisión de culpa."

Resulta que esta gran autoridad es nada menos que el propio Ernst, que titula la sección de donde fué extraída la cita anterior FRAUDE CIENTÍFICO y que al parecer se siente tan olímpicamente autorizado para arbitrar la ética de los demás que plantea que dejar de responder en su blog es interpretable, según "la mayoría de expertos", como una admisión de culpa.

El hecho de que Ernst sea condenado por sus propias palabras en el mismo artículo donde se niega a responder al mismo tiempo que exhibe esa enfermiza soberbia es parte de ese humor involuntario que se observa muchas veces en los seudo-escépticos.


VI - Soy Tan Científico Que No Puedo Ser Un Sinvergüenza

La segunda condición de las referidas en la sección anterior es que Ernst no se limita a no responder e incurrir, según sus propias reglas, en una admisión de su fraude. En un comentario tres días posterior a mi llamado a que responda, Ernst dice:

"1) la hormesis nada tiene qué ver con la homeopatía [ sólo en el vago y deseoso pensamiento de algunos homeópatas ].
2) qué tal si ud. primero nos prueba que los remedios altamente diluídos son más que placebos?"

Con una caradura monumental, Ernst pretende que no ha perdido cualquier viso de credibilidad y que no ha sido incapaz de proporcionar fundamento científico a sus afirmaciones, y llega a hacer otra afirmación más sin referencias o sustento y a demandar respuesta como si su posición ética y científica fuera irreprochable.

Como cualquiera que haya leído extensivamente mi blog ya sabe, esta conducta, a horcajadas entre la completa deshonestidad y la patología siquiátrica, es endémica entre los seudo-escépticos. Esta gente tiene una fé tan absoluta en su credo que la caradura les parece nada más que lo conducente para cualquier situación, incluyendo esas donde quedan en total evidencia.


VII - Ciencia y Ética

Quizá haya un sector de los que lean este tipo de artículos que crean, como dice el ya referido Frías González, que

"más que rebatir principalmente atacas la persona (obviamente no me siento ofendido, solo siento que mi artículo te afectó)"

o compartan la visión del seudo-escéptico Martín Fragoso ( citado en este artículo ):

"dejaré de lado eso de que Park es mentiroso y deshonesto para ir a lo importante"
 
y crean que la ética es sólo un pretexto para atacar personas y/o ideologías.

La realidad es muy diferente. Este sitio de divulgación científica explica un poco sobre la ética: 

"La ética es un conjunto de obligaciones morales que definen lo correcto e incorrecto en nuestras prácticas y decisiones. Muchas profesiones tienen un sistema formalizado de prácticas éticas que ayudan a guiar a los profesionales en el campo.
...
La ética científica demanda honestidad e integridad en todas las etapas de la práctica científica, desde reportar los resultados de todas formas, a dar propio crédito a colaboradores. Este sistema de ética guía la práctica de la ciencia, desde la recolección de datos a su publicación y más allá"

Como se puede ver, la ética es consustancial a la ciencia. La honestidad es piedra basal de la ciencia y debe estar presente en todas las etapas de la práctica científica, abarcando incluso más allá de la publicación de la información, una referencia bastante clara a la divulgación científica que gente como Ernst pretende realizar.

De modo que el analizar y contrastar el comportamiento de estos supuestos divulgadores en el marco de las normas científicas es una tarea absolutamente congruente y necesaria, especialmente en el contexto del ataque mediático, que como se ha demostrado en muchos casos, nunca está generado por causas o autores legítimos.

Y la conclusión evidente del análisis de sus palabras es que Edzard Ernst tiene un comportamiento absolutamente contrario, no sólo a la ética más básica, sino incluso a sus propias demandas para con los demás, una actitud que contradice e imposibilita cualquier viso de seriedad o credibilidad.


Conclusión

Se vuelve a demostar que las mayores figuras del seudo-escepticismo son fundamentalmente corruptas e indignas de crédito.


Enlaces

Antecedente: Abusando De La Buena Fe
Continuación: Fraude Científico II

8 comentarios:

  1. Hay esta gente, se quejan de que los homeópatas basen su teoría en un libro escrito en 1810 pero no dudan en afirmar que los experimentos actuales y pasados en homeopatía se refutan por dos libros, el de Oliver Wendell Holmes que suele promover Randi y en el cual supuestamente se había reproducido con resultados negativos la experiencia de la quinina (nota: el experimento de Holmes ni siquiera es riguroso) y el otro libro que menciona Frank O:

    "Is echoed in Dan King’s Quackery Unmasked, a book published in 1858 (!) which details the reasons why homeopathy is nonsense: reasons that remain perfectly valid in 2016"

    Ese Ernst es un caradura que me baneo dos veces. Y si tanto dice que la homeopatía en bajas potencias es seudohomeopatia acaba contradiciéndose y negando sus trabajos anteriores donde él mismo advierte que las bajas potencias son técnicamente homeopatía y que pueden tener efectos no deseados. Si son seudo homeopatía, para qué tanto alarmismo?

    Igual, es un mentiroso. Acusó de fraude y plagio al biofísico Anisur Raman Khuda B, y éste ya objetó las calumnias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es Khuda a quien se refiere en la calumnia de la secciñon Fraude Científico? Ernst comparte la enfermiza necesidad de los seudo-escépticos de ser imprecisos en sus referencias, incluso en casos donde no pretenden engañar despecto al contenido, como es este caso. La verdad es que no me molesté en leer todos los comentarios del artículo apuntado para saber cuál era en realidad la forma en que el acusado se retiró.

      Eliminar
    2. Sí, es ese. Ernst es tonto pone en el subtítulo "fraude científico" y luego en el contenido lo formula como pregunta. Avisé al autor y respondió.

      Eliminar
  2. Este artículo sí que es muy gracioso:
    http://bvs.sld.cu/revistas/rhab/articulos_rev2/articulo_luisc.htm
    "una dilución muy alta, como por ejemplo, una C6, asegura que en el producto final ya no quede ni una molécula de la tintura"


    http://www.revistaccuba.cu/index.php/acc/article/view/347

    "Tan atractiva posibilidad se debe a que, con las altísimas diluciones a que se someten las tinturas originales, realizadas de manera tal que en el remedio homeopático no queda ni una sola molécula de ellas, tal remedio no puede distinguirse del agua común por conducto de su sabor, olor o aspecto, ni usando recurso alguno de la física o la química"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será eso prueba de que esta gente va en retirada? Claro, una retirada muy a su estilo, no admitiendo que decían mentiras antes, sino tratando ahora de embaucar al público ignorante y estúpido con nuevas mentiras, esta vez mucho más cercanas a la verdad que las anteriores.

      Dado el altísimo nivel de la medicina cubana, me sorprende un poco un rebuznido de este nivel, pero es de esperarse que haya una escuela de rabiosos defensores de los dogmas sagrados de la medicina, y que este sujeto no sea más que el equivalente cubano de Miguel Ángel Méndez Rojas, que cree que es más importante alejar a la gente de la herejía que ser honesto y verídico.

      Eliminar
    2. Es más irónico porque Luis Carlos Silva no se lleva bien con la mafia del ARPSAPC, ver la respuesta agresiva que le dieron (y de paso ARP admite que si alguien investiga la homeopatía u otra es un seudocientífico lo cual incluiría a Ernst):


      https://www.escepticos.es/taxonomy/term/2648

      Eliminar
    3. Creo que ya resolví mi duda: el Dr. Silva es un auténtico escéptico, que está tratando de abordar el tema desde la imparcialidad y la altura intelectual. El problema es que el bombardeo de la corrupción seudo-escéptica es tal que incluso él ha sucumbido ante la desinformación.

      Me parece que su caso es muy importante y que tendría yo que ofrecerle una disculpa por mi juicio apresurado al compararlo con un desinformador agravado como Méndez Rojas.

      Voy a hacer un análisis del caso, que publicaré próximamente.

      Como siempre, te agradezco mucho el apuntador.

      Eliminar
    4. Siento decir que al parecer me equivoqué en mi equivocación y que mi aprobación del Dr. Silva fué un tanto apresurada. El hecho de que Silva responda

      "Agradezco sus respetuosas observaciones y le aseguro que algunas de ellas me resultan útiles, no tanto para repensar un artículo escrito hace varios lustros, como para tenerlas en cuenta para los trabajos futuros que pudieran producirse."

      negándose a corregir incluso los errores más evidentes, como el decir que 10¹² es mayor que 10²³, lo coloca efectivamente junto a Méndez Rojas en la categoría de desinformador agravado, si acaso con una nariz de ventaja ya que Silva es doctorado en matemáticas.

      Para quien esté interesado en leer el análisis del caso Silva, favor de consultar este artículo

      Eliminar