martes, 11 de octubre de 2016

El Sacerdocio de la Ciencia ILVII - Dios Los Hace...


I - Los Altos Vuelos De La Pontificación

En su artículo La falacia del campanero, el seudo-escéptico catalán Claudi Mans Teixidó habla sobre el fenómeno que Joseph Goebbels convirtió en su axioma fundamental:

"cualquier afirmación repetida muchas veces adquiere verosimilitud, independientemente de su veracidad."

Mans Teixidó habla de tres ejemplos: el hierro en las espinacas, el rechazo a Einstein por parte de la Universidad de Berna y los rayos N, y procede a explicar:

"Y esto es lo que nos pasa a todos. No comprobamos las fuentes, a pesar de que seamos científicos. Pero en el campo de la divulgación no actuamos como tales en muchos casos. No vamos nunca a las fuentes originales por pereza, pero sobre todo por coleguismo. Implícitamente pensamos que una persona que se dedica a una tarea tan importante como la divulgación -que uno mismo, como divulgador, cree que es importante, naturalmente- siempre dice verdades, debe haber comprobado lo que afirma, o tiene fuentes fiables. Y demasiadas veces el colega ha hecho lo mismo que uno mismo: basarse en el libro de un divulgador anterior del cual nos fiamos."

No sólo la posición de Mans Teixidó parece honesta y profunda, sino que además está en completa concordancia con mi experiencia y las historias recogidas en este blog:  los casos de Teresa Valdés-Solís y Guillermo Orts-Gil, por mencionar sólo dos ejemplos, muestran claramente el fenómeno referido por Mans Teixidó, donde científicos propagan desinformación producida por pillos y charlatanes sin pensar en verificarla, aún teniendo la formación y herramientas para hacerlo.

Todavía Mans Teixidó refuerza su discurso de prudencia y buen juicio en un comentario:

"Claudi Mans Teixido 15/09/2016 16:11

A José María: gracias por el comentario. El hecho es que en ciencia no queda más remedio que fiarse de los resultados de los antecesores, porque no es posible repetir toda la experimentación anterior. Etes la confianza. El problema es cuando se extrapola esta confianza a algunos que no la merecen. Pero no hay manera de saberlo a priori. Mecanismos como las revisiones por pares de los artículos científicos, u otros mecanismos similares, pretenden reducir los errores, pero al final, alguna dosis de confianza hay que aplicar siempre... y por ahí puede colarse la falacia."

Como lo dice Mans Teixidó, siempre hay un elemento de fe porque es imposible verificar absolutamente todo, de modo que las vulnerabilidades siempre existen. En el discurso, Mans Teixidó resulta impecablemente lógico y coherente.


II - Mayday, Mayday
 
Un comentario de Mans Teixidó llama la atención:

"Claudi Mans Teixido 12/09/2016 17:50

A JBurgos y Blanca Cutillas: el tema es apasionante y da para mucho. Hay especialistas como el prof. Arturo Quirantes, que Blanca sugiere en su comentario. Al citar el nombre de Quirantes nos deberíamos haber puesto en pie, en señal de respeto. Es un gran divulgador, realmente..."

Hay que recordar que Arturo Quirantes es el autor del infame texto analizado en este artículo, donde pretende revisar una investigación de la física de las diluciones homeopáticas cuando lo que hace en realidad es un ataque canalla a la homeopatía, difamando a las autoras ( que él cree son hombres por que ni siquiera pudo verificar sus identidades con cuidado ) y tratando de que su público crea que esta investigación es sólo las chaquetas mentales de un Don Nadie a través de la tergiversación de cada punto del informe.

Cuando en un comentario le cito a Mans Teixidó algunos fragmentos del artículo que explica las mentiras y calumnias de Quirantes, la respuesta de Mans Teixidó es

"Claudi Mans Teixido 25/09/2016 22:32

Cité a Quirantes porque una lectora lo mencionó. Por lo demás, me parece fuera de lugar el comentario en esta entrada."

Súbitamente, Mans Teixidó ya no está interesado en la verificación de la información que se propaga. Ni en eso que "a todos nos pasa". Ni quiere comprobar las fuentes para ser congruente con su calidad de científico. Ahora en lo que piensa es en una excusa ( "Cité a Quirantes porque una lectora lo mencionó" ) y en la incomodidad que le produce el señalamiento, fácilmente reconocible por la forma de distanciarse del sujeto: el que antes era "el prof. Arturo Quirantes" ahora es simplemente "Quirantes".

Y de ese tema que era apasionante y daba para mucho, y de la aplicación congruente de la sabia denuncia anterior, ni una palabra.

Finalmente y ante preguntas que no puede responder sin consecuencias ideológicas muy serias, Mans Teixidó opta por lo que es el último recurso del incompetente ( diría Hari Seldon ) o del seudo-escéptico ( diría yo ): la censura, procediendo no sólo a borrar los comentarios que lo exhiben, sino a habilitar la previa autorización de publicación a los comentarios, de forma que no haya más requerimientos públicos a practicar lo que pontifica.


III - No Hubo Sobrevivientes

Además de la evidente falta de congruencia que este caso muestra, hay otros aspectos a considerar:

En su conferencia de Naukas Bilbao 2016, efectuada doce días después de publicado el artículo de Mans que nos ocupa, Quirantes habla exactamente de lo mismo que Mans Teixidó: los rayos N y las "ideas falsas que nos acabamos creyendo". ¿Casualidad?

Es evidente que Mans Teixidó tiene un profundo odio por la homeopatía, que se puede observar claramente en el primer análisis de sus textos hecho en este blog, con frases como

Pero las diluciones citadas no son nada comparadas con las homeopáticas, trillones de veces más diluídas. Tanto, que el concepto de dilución desaparece porque no hay ya nada físico del producto original."

y

¿Cómo un profesional que ha estudiado años y años una carrera científica puede compaginar lo que le han enseñado -ciencias que son las que hacen funcionar el mundo, no simples creencias, no lo olvidemos- con creencias contrarias a la razón científica?"

En tal situación, es difícil pensar que la apología que hace de Quirantes, citada al inicio de la sección II, no esté relacionada con el prominente papel de éste en la guerra contra la homeopatía.

Un elemento más viene a complicar la ya precaria situación de Mans Teixidó. Recordemos sus palabras:

"No comprobamos las fuentes, a pesar de que seamos científicos. Pero en el campo de la divulgación no actuamos como tales en muchos casos. No vamos nunca a las fuentes originales por pereza, pero sobre todo por coleguismo."

Al hacer apología de Quirantes sin verificar la naturaleza fraudulenta de sus afirmaciones ( y eliminando cualquier duda al negarse terminantemente a hacerlo después de ser notificado de ello ), él mismo diagnostica y condena su propia conducta, calificándose a sí mismo de perezoso y coleguista, además de no ser científico.

Esta forma de humor involuntario es muy típica de los predicadores seudo-escépticos, que creen que están por encima de las reglas que imponen a los demás y que nunca a nadie se le ocurrirá comparar lo que dicen con lo que hacen.

Quizá el mejor ejemplo de ello es el narrado en este artículo, donde Edzard Ernst, uno de los más conocidos enemigos de la homeopatía, se califica a sí mismo como confeso culpable de fraude por evitar responder preguntas que lo ponen en evidencia.


IV - La Caja Negra Del Engaño

Si en el artículo sobre Quirantes expresé que era posible que Quirantes fingiera su analfabetismo funcional y su ignorancia para engañar a sus lectores, habría que analizar detenidamente qué significa que Mans Teixidó trate primero de desentenderse de su apología de un embaucador y luego censure toda discusión, evitando que sus lectores conozcan la calaña de Quirantes y su propia complicidad.

No se piense que este caso es simplemente el de un profesor tomado por sorpresa que se pone nervioso. Recordemos que en  el primer artículo de este blog sobre Mans Teixidó se cita su excusa para propagar el dogma seudo-escéptico fundamental: decir que la homeopatía de bajas potencias no existe:

"Mi artículo no era una revisión general sobre homeopatía, y por ello mi inciso b) no aparecía en el mismo."

Este caso demuestra nuevamente esa característica fundamental de los seudo-escépticos: para ellos, esto es una religión e independientemente de sus discursos y sus títulos académicos, ninguna demostración o evidencia los hará comportarse con honestidad, ya no digamos los convencerá. Para ellos, reconocer que están equivocados ( o peor, que han estado mintiendo ) está simplemente fuera de cuestión.

Y cuando las cosas se ponen demasiado comprometedoras, la censura siempre está a mano para salvarles la cara, confiados en que las hordas que los apoyan mirarán para otro lado y seguirán considerándolos los profetas de la Ciencia como siempre.


Conclusión

Se confirma que los seudo-escépticos, como los carteristas, no trabajan solos.


Enlaces

Antecedente: Qui...micos

7 comentarios:

  1. Son muy honestos... hasta que los pillan.

    Hace años entraba en el blog pseudo-escéptioo "la mentira está ahí fuera", sectario a no poder más y es muy fácil constatar todo esto que mencionas.
    Cuando alguien metía la gamba, los más prudentes (el moderador entre ellos)
    desaparecían de escena para no tener que llevar la contraria a las barbaridades que se estuvieran diciendo, que solían ser muchas.

    Yo entiendo que el principal problema viene desde la propia raíz académica de los conocimientos de todos estos iluminados, lo primero que aprenden todos estos "alumnos modelo" es a obedecer y tragar con todo, lo oficial, se entiende.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "los más prudentes (el moderador entre ellos)desaparecían de escena para no tener que llevar la contraria a las barbaridades que se estuvieran diciendo, que solían ser muchas."

      Si por que la enorme mayoría son daminificados del catolicismo, que habrán renegado de la doctrina oficial pero no de la oficiosa, que es la cultura de corrupción y simulación.

      Para ellos, es muchísimo más importante la imagen vertical de unidad y mantener la mayor cantidad de feligreses que ser honestos y practicar la búsqueda de la verdad, sobre la que oran en las esquinas...justo como hace y enseña la Iglesia Católica.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Los mismos mecos que repiten que la homeopatía es sólo agua con azúcar, y ahora lloran porque un homeopático a bajas potencias supuestamente mató a 10 niños al dar pastillas homeopáticas para "la dentición", y que al mismo tiempo no es homeopatía, que los fabricantes le añadieron ocultamente belladona...

    Son los mismos mecos que no se hacen de la vista gorda cuando se les planta en la cara el abuso de la ingesta de algunos fármacos o de los efectos secundarios a corto plazo. Un premio con marca registrada a los lerdos que repiten en menéame lo que dicen sus amos y al administrador de ese portal que se hace de la vista gorda.

    https://www.meneame.net/story/muerte-10-bebes-podria-estar-relacionada-uso-productos-dolor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué casualidad! El mismo producto que ya atacó con anterioridad la embaucadora Harriet Hall ( y se narra en este artículo, de la misma compañia que atacan Randi y la embaucadora que se hace llamar Scienca Babe.

      Sería interesante investigar por qué escogieron estos charlatanes a Hyland's como su objetivo y cuál es eactamente la historia con las tabletas de dentición, que en 2010 ya habían estado en esta situación y el fabricante había recogido en EEUU.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. mas basura:

    http://historiasdehispania.blogspot.ie/2016/10/ego-cum-isto-boneto.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cuestioné por qué contradice a Richard Haehl con su historia de cómo legó Hahnemann al Principio de Similares y por supuesto de inmediato invisibilizó mis comentarios para que no tenga que verse en aprietos al no poder responder.

      Estos pobres están igual o peor que los negacionistas del Holocausto.

      Eliminar