domingo, 16 de julio de 2017

El sacerdocio de la Ciencia LVI - Banzai


I - Tokkotai

Moisés Wasserman Lerner es un académico colombiano. Según su perfil en Wikipedia, tiene los siguientes logros:

- Doctorado en bioquímica por la Universidad Hebrea de Jerusalén.
- Estudios postdoctorales en la Universidad Estatal de Nueva York.
- Profesor de la Universidad Nacional de Colombia.
- Investigador del Instituto Nacional de Salud (INS).
- Director del INS entre 1995 y 1998.
- Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia.
- Rector General de la Universidad Nacional de Colombia.

También dice:

"Entre sus logros científicos están nueve proyectos internacionales y 13 nacionales. Ha publicado alrededor de 80 artículos científicos, y más de 25 de difusión científica, ha sido ponente en 39 congresos."

Como se ve, el Dr. Wasserman es una personalidad de primera línea en el mundo académico colombiano, con una gran trayectoria y experiencia suficiente para tener no sólo la capacidad sino la obligación de ser extremadamente sólido y fundamentado en sus expresiones respecto de la ciencia.

La última de ellas es este artículo del periódico El Tiempo titulado "Homeopatía: el agua con memoria" donde dice:

"Recientemente se desató un debate sobre la homeopatía. El principal argumento a su favor es que se reportan casos en los que aparentemente funciona, y que nadie ha demostrado que no sirve (curiosa inversión de la carga de la prueba). No han faltado, por supuesto, ataques a la 'arrogancia de la ciencia occidental'."

A continuación se analiza el artículo del Dr. Wasserman.


II - Todo Se Puede Explicar A Base De Coincidencias y Globos Meteorológicos

Dice el Dr. Wasserman:

"Algunos piensan que la homeopatía tiene orígenes remotos, pero, en verdad, es una práctica de apenas un par de siglos. El libro fundante es el 'Organon del arte de curar', publicado en 1810 por el médico alemán Samuel Hahnemann. Está basado en un hecho falso y en una interpretación equivocada. El hecho es que Hahnemann tomó un extracto de quinina (la droga que cura la malaria) y sufrió los mismos síntomas de la enfermedad. No ha sido reproducido en otras personas. Seguramente la fiebre y los escalofríos que sufrió fueron una coincidencia. La interpretación errónea se refiere al efecto de la vacuna de Jenner contra la viruela. Hahnemann lo interpretó como una evidencia de que “mismo cura al mismo”, principio básico de la homeopatía. Lo que pasa en realidad es que se activa el sistema inmunológico (desconocido entonces)."

Compárese lo anterior con la siguiente cita del libro de Richard Haehl, el más importante historiador de la obra de Hahnemann ( consultable aquí ):

"Por otro lado, el Farmacéutico de Berlín, Profesor L. Lewin, dice en su obra "Los Efectos Secundarios de los Remedios" respecto de la fiebre de quinina:

'La muy discutida y contestada fiebre de quinina ocurre con bastante frecuencia sola o en conexión con otros efectos secundarios de la quinina. Esto encuentra su analogía frecuentemente en otros remedios contra la fiebre, de modo que este peculiar fenómeno no continúa solo o desconectado. No hay duda que para su manifestación sólo requiere una individualidad especial. Con tal tendencia especial, incluso muy pequeñas cantidades de quina, por ejemplo 0.06 gramos, producen esta condición en cada ocasión...Por otro lado, se han observado casos en los que la fiebre de quinina sobreviene cuando una debilidad del cuerpo está ausente. Entonces, las correspondientes observaciones, frecuentemente puestas en duda, de Hahneman sobre sí mismo quien después de una mayor dosis de corteza de quina fué atacado por una fiebre fría similar a la malaria, deben ser consideradas confiables'"

miércoles, 12 de julio de 2017

La Feligresía de la Ciencia XXIX - Saulo de Cuarzo II

En un artículo anterior analicé el caso de Daniel Durán, miembro de la Asociación Escéptica de Chile ( AECH ) y su encuentro manos a boca con la verdad sobre la homeopatía. En el presente texto daré datos adicionales sobre el caso.


I - Y Yo Que Les Quería Dar El Nobel

Como se recordará, en el primer artículo sobre el caso, analicé los dichos de Durán sobre su propia experiencia con la homeopatía. Mostré cómo inventaba significados a modo para conceptos conocidos, utilizaba como referencia a evidentes charlatanes y ( como la mayoría de sus correligionarios ) pretendía impresionar al público ignorante y estúpido al que siempre se dirigen erigiéndose en autoridad para calificar la validez de estudios científicos a pesar de mostrar graves carencias cognitivas y de preparación.

El caso se amplía con este comentario al artículo de Durán

"En una página dicen que ustedes son unos vulgares charlatanes

http://explicandoalexplicad...
 

Atte. T-600 (del exterminador)"

que motiva la respuesta del autor en dos comentarios ( este y este ), cada uno abordando dos líneas diferentes de lo expuesto en mi análisis. A continuación se muestra el primero de ellos.


Es un hecho sabido que se puede extraer información no sólo de lo que una persona dice, sino también ( y a veces mucho más ) de lo que no dice.

Como se puede ver, en su respuesta Durán no aclara si tengo razón en mi deducción de que el caso gira en torno a su propio hijo. Incluso llega al extremo de recortar la referencia a su hijo en mi expresión

"Se entiende que una cosa es que la vida de su hijo esté en juego, y otra que Durán piense admitir sin más que una planta pueda tener efecto farmacológico, renunciando a uno de los dogmas más sagrados del seudo-escepticismo."

pero sobre todo no aclara cuál fué el resultado del tratamiento y si el niño en cuestión sanó con el medicamento homeopático, asunto que uno pensaría es absolutamente central y primer interés en una persona honesta y cuya preocupación es dar una visión real del caso.

Tampoco defiende a Luis Cárdenas, su referencia que "entiende qué es la homeopatía" o explica cómo se puede usar por referencia científica médica a un ingeniero en sistemas que repite seis veces que la homeopatía es sólo agua y luego dice que finalmente si hay homeopatía con soluto mensurable.

miércoles, 5 de julio de 2017

El Sacerdocio de la Ciencia LV - Desinformación para Nicolás



I - El Divulgador

Carlos Chordá tiene ( según el perfil incluído en su libro Ciencia para Nicolás ) una licenciatura en Ciencias Biológicas y un doctorado en el área de Hematología, ambos por la Universidad de Navarra. Desde 1996 trabaja en una escuela secundaria como profesor de diversas materias.

Chordá es un celoso impulsor de la campaña de combate a la homeopatía, condición que se puede demostrar fácilmente en el hecho de que de los cinco últimos artículo que ha publicado en Naukas, tres van  en contra de la homeopatía, incluyendo uno llamado Ofensiva contra la homeopatía ¿Cómo que por qué?, título que obviamente sugiere que hacer la guerra a la homeopatía está más que justificado y es absurdo preguntar la razón.

En las secciones siguientes se analizarán algunas de sus expresiones para darnos una idea de la calidad de la ideología e información que Chordá difunde.


II - Mejorando El Mundo

Antes de pasar a analizar los argumentos de Chordá respecto de la homeopatía, podemos observar algunos indicios adicionales de su ideología y su enfoque de las cosas para tener más elementos de juicio.

Hay una característica especialmente notoria del seudo-escepticismo que se explica en la introducción de mi serie de artículos Naturaleza Dramáticamente Mejorada:

"Al igual que el PHB ( Pointy Haired Boss, jefe de cabellos puntiagudos ) de la divertidísima tira cómica Dilbert cuando se propone "mejorar dramáticamente" una cantidad de obras artísticas de primer nivel, existe la creencia de que la intervención "científica" "mejora dramáticamente" las obras maestras de la simpática pero primitiva y torpe Naturaleza."

Como la mayoría de los seudo-escépticos militantes, Chordá tiene en muy alta estima su propia capacidad intelectual y dado que cree que "la ciencia" ( y los cientifistas con ella ) está llamada a mejorar el mundo, en este artículo acomete una importante tarea:

"Es posible que no tenga demasiada importancia, pero creo que los términos científicos deberían ser lo más precisos posible, así que propongo algunos cambios que, por supuesto, nadie va a tomar en serio, ni tan siquiera yo. Pero así me entretengo un rato y a lo mejor aprendes algo. O eso espero ;-)"

¿Y cuáles son algunas de las vaguedades que este apóstol de la ciencia pretende arreglar?

1.-Aparato Respiratorio

En realidad, lo que hacemos en este aparato, especialmente en los alveolos pulmonares, es intercambiar gases. En ellos pasa el oxígeno de la atmósfera hacia el interior de los vasos sanguíneos y, en el sentido contrario, dióxido de carbono. La respiración de verdad, la auténtica, la hacen todas las células de nuestro cuerpo, en las mitocondrias, proceso que consume oxígeno y produce dióxido de carbono, de ahí la necesidad del intercambio con el entorno. Mi propuesta: aparato intercambiador de gases.


Por supuesto, esto es válido para otros aparatos respiratorios del mundo animal como el branquial o el cutáneo."

Compárese lo anterior con las siguientes definiciones sobre la respiración:

"Es el intercambio de gases en los órganos respiratorios de los vertebrados. Esta se puede dividir en respiración externa y respiración interna.

La respiración externa es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono en los alveolos y la respiración interna es el intercambio de gases a nivel celular."  
Referencia

"El verbo respirar (aspirar y "expeler" aire de los pulmones para tomar oxígeno) viene del latín respirare, compuesto con los siguientes elementos latinos:

- El prefijo re- (reiteración), como en refutar, reiterar y reincidir.


- El verbo spirare (soplar). "Es probable que spirare sea una onomatopeya del sonido que hace uno al espirar." De spirare también nos llegan las palabras espíritu e inspiración."   
Referencia