lunes, 14 de mayo de 2012

Homeopatía XI - Documento "¿Qué Es La Homeopatía?"

El Círculo Esceṕtico, una más de las organizaciones que pretenden apoyar la ciencia através del combate de lo que ellos califican de charlatanería, difunde un documento llamado "¿Qué es la homeopatía? Una visión crítica", escrito por Javier Garrido y Manuel Cros.

En él se pretende poner los puntos sobre las íes respecto del tema homeopático. La particularidad de este documento es que entra ( y hasta abunda ) en donde otros documentos de los detractores de la homeopatía no intentan siquiera entrar, que es la discusión histórica del fenómeno.

Sin embargo, sus conclusiones son las acostumbradas, en forma y fondo, por lo que un análisis completo, considerando la longitud del documento y la cantidad de puntos que aborda ( la mayoría en forma repetitiva ) resulta demasiado largo y tedioso.

Este artículo versará sobre dos de los capítulos del documento, para dar una idea de la obra completa através del nivel de esos dos capítulos, analizados en sus puntos fundamentales.

Actualización: El documento ha sido sacado de línea en el sitio del Círculo Escéptico pero puede consultarse en Scribd o descargarse aquí


Capítulo I - Las "leyes" homeopáticas

Este capítulo se adentra con relativa profundidad ( para el promedio de los panfletos anti-homeopatía ) en la historia de la homeopatía, hablando de los fundamentos ideológicos de Hahnemann y su aplicación a la teoría homeopática. Sin embargo, lo hace a través de la deformación escandalosa de hechos y principios, como se verá a continuación:


Ia - El primer sofisma

Según los autores, de ser cierta la homeopatía, debería haber un estado de salud general y la homeopatía no debería estar marginada:

"Está claro que todo esto suena muy bien: conocemos la causa de la enfermedad y actuamos sobre ella, individualizamos rigurosamente al enfermo para que pueda actuar la semejanza, utilizamos medicamentos sin toxicidad alguna (los medicamentos homeopáticos, desde el punto de vista de la atrasada química actual, no son otra cosa que agua pura). Con tales bases, y de ser ciertas, deberíamos esperar resultados espectaculares frente a cualquier proceso patológico, curar virtualmente cualquier enfermedad. De inmediato acude a nuestra mente la imagen de un mundo lleno de individuos saludables y “energéticos”, de una inconcebible y atlética longevidad."

Este argumento de la realidad como cánon es una forma del argumentum ad populum, consistente en decir que la cantidad de seguidores es la que da la veracidad del punto en cuestión. Por el mismo proceso, se podría argumentar que la justicia y la equidad son virtudes falsas o al menos dudosas, ya que muy raramente se les ve y ciertamente son prácticas marginales en las sociedades humanas.

Es muy evidente que la efectividad terapéutica de un método curativo tiene poco qué ver con su popularidad, especialmente cuando no se practica directamente por el beneficiado sino através de supuestos especialistas con capacidad y posición para manipular la opinión.


Ib - El segundo sofisma

Es la repetición del conocido argumento de que la medicina oficial actual no es alopática sino "científica", con lo que obviamente se cataloga a las terapias opositoras como "anticientíficas" o al menos "acientíficas", que en un entorno bombardeado por la propaganda del Establishment Científico, resulta en su descalificación a priori, cosa que los mismos autores enseñan a hacer:

"Que la mal llamada medicina “alopática” (en realidad es la medicina científica, en contraposición a las que manipulan fuerzas pavorosas, trascendentes e imaginarias)"

Como se puede leer en este artículo, la denominación de "medicina científica" se inventó en la primera mitad del s.XIX, cuando la medicina oficial era todo menos científica. Recordemos estas citas:

"Los requerimientos para graduarse de la escuela de medicina, se quejaba un médico de Massachusetts, eran puramente nominales, el examen final una "mera pretensión". En Iowa, seis meses de leer medicina eran suficientes para conseguir el título de doctor. El prospecto de sanador compraba entonces "una libra de calomel, una onza de quinina, un dracma de morfina" y se consideraba listo para establecerse"   Referencia

"La medicina ortodoxa norteamericana en la primera mitad del siglo diecinueve era comparable a la europea pero si cabe, más peligrosa. El sangrado era por supuersto el remedio soberano y era llevado a incluso mayores distancias que lo acostumbrado en Europa...La sangría  era el tratamiento correcto para casi cualquier dolencia pero especialmente para la fiebre"   Referencia

Este es el tipo de prácticas que a mediados del s. XIX se llamó "medicina científica" y al que Hahneman membretó como alopática.

De modo que ( como lo explica el artículo antes referido ) el membrete "medicina científica" fué una elaboración propagandística creada para combatir a la competencia y lo ha venido siendo por más de 160 años. El que ahora la medicina esté más o menos basada en el Establishment Científico, es una atenuante de la mentira original, pero no la invalida.

Demostraciones de "más o menos basada" se pueden ver en el tema del placebo o en la dogmática definición de la curva dosis-respuesta expuesta por el Dr. Calabrese, quien explica que 80 años de desarrollo farmacológico están basados en suposiciones económicamente convenientes y el combate a la homepatía.

Este sofisma tiene una base común con el primero: la vision ideológica de derecha ( de la que la anti-homeopatía es miembro numerario ) parte siempre de que las cosas son así porque así deben ser. Las condiciones comunes son las normales y es absurdo e irreal ( locura para algunos ) considerarlas como deformaciones o perversiones de una situación mejor.

De ahí que consideren que una homeopatía impopular acusa su falsedad, y que ignoren y quieran ignorar las correcciones históricas de la ciencia, de las que no tratan de aprender, sino que las racionalizan como signo de que la ciencia trabaja y no como evidencia de las fuerzas que se oponen al avance de la ciencia.


Ic - El tercer sofisma

Es la forma en que se describe el nacimiento de las ideas homeopáticas.

"En sus primeros años de ejercicio se dedicó según parece más que nada a la traducción de obras científicas (y muchas otras que no lo eran tanto), pues era “profundo conocedor de idiomas: francés, inglés, español, sirio, latín, griego, hebreo, árabe y hasta caldeo” (Barros–St. Pasteur, página 21). Entre estas encontramos: el “Arte del destilador licorista”, de Demachy y Dubuisson, el “Arte del vinagrero” de Demachy, la “Historia de Abelardo y Eloisa” de Barington, los “Anales de Agricultura” de Young, el “Arte de hacer el vino según los principios racionales” de Fabronni, el “Manual para las madres sobre la educación de los hijos” de Rousseau, el “Aviso a las mujeres” de Grigg. Si se hubiera mantenido en la línea editorial sin duda hoy en día sabríamos poco o nada de él, pero en cierta oportunidad, mientras traducía el Tratado de Materia Médica de Willian Cullen, se interesó en los efectos de la quina y decidió comprobarlos por si mismo. Y aquí su vida da un vuelco total, pasando de modesto traductor a destajo de las obras de Demachy y Dubuisson a profeta iluminado de una nueva medicina."

Los autores intentan dar la idea de un traductorcillo que traduce "tratados de vinagrería" y otros textos igualmente banales hasta que un día, trabajando sobre un tratado médico, se le ocurre probar la quina y de ahí nace la homeopatía como una tontera circunstancial de un chiflado.

Este es un modelo que los detractores de la homeopatía usan continuamente. No es suficiente con intentar demostrar que la homeopatía no es una solución satisfactoria. Necesitan que el público la perciba como una tontería, utilizando si es necesario la calumnia y la difamación, como se puede ver en este punto del análisis del documento NCAHF.

En el punto referido, se muestra que es la traducción y estudio de Instructions for Surgeons on Venereal Diseases y no del Materia Médica de Cullen lo que  hace concebir a Hahnemann las primeras ideas de la homeopatía. De modo que el documento analizado ni siquiera puede ser exacto en un detalle histórico simple.

Pero ese es un detalle menor. Esta historia de Hahnemann relata:

"A los 14 años de edad ya substituía al profesor de griego en la enseñanza de este idioma."

Como se puede verificar en muchos lugares ( por ejemplo este libro ), entre 1785 y 1789 Hahnemann publicó 2200 páginas, entre traducciones y trabajos originales, lo que corresponde a más de una página por día ininterrumpidamente durante más de cuatro años. Un ritmo de trabajo increíble.

El Demachy referido por los autores era Jacques-Francois Demachy:

"Los continuados estudios de química llevaron a Hahnemann a conocer obras francesas de Demachy, miembro de las ACADEMIAS DE MEDICINA DE PARIS Y DE BERLIN.
       Demachy había sido comisionado por la ACADEMIA DE MEDICINA DE PARIS para escribir una obra sobre química industrial. Demachy estudió "EL ARTE DE FABRICAR LOS PRODUCTOS QUÍMICOS".
La necesidad de esta obra era imperiosa. Los fabricantes de entonces, los holandeses sobre todo, guardaban en absoluto secreto las operaciones químicas de sus fabricaciones. El trabajo de Demachy venía a destruir tal monopolio y demostraba, además de eso, la posibilidad de la aplicación de la química en la industria.
 
       Hahnemann, además de traducir del francés al alemán esta obra de Demachy, la adicionó considerablemente con sus propias notas, y observaciones recogidas en el laboratorio, que constituyeron elementos de mayor importancia para la obra: "EL ARTE DE FABRICAR LOS PRODUCTOS QUÍMICOS" de Demachy, en 1784, Leipzig-Crusius, dos volúmenes con 302 y 396 páginas respectivamente. Esta obra fue reeditada en 1801."   Referencia

Como se puede ver, Hahnemann era todo menos el chiflado que los autores pretenden pintar. Todas las evidencias indican que era un genio, capaz de enseñar griego a los 14 años y capaz de ampliar el trabajo de frontera de un miembro notable de la Academia Francesa con sus propios experimentos, detalle que indica que Hahnemann tenía la capacidad investigadora y experimental para desarrollar la medicina de la forma adecuada.


Id - El cuarto sofisma

es negar los propios argumentos según convenga, confiando al parecer en un grado adecuado de analfabetismo funcional por parte del lector. De esta forma se llega al grado de decir cosas como

"A partir de aquí ya no tradujo más los tratados de vinagrería de Demachy, dedicándose a experimentar, teorizar, escribir y difundir sus ideas.
...
De estas bases partió Hahnemann para dar, sin justificación lógica o experimental alguna, el gran salto al Simillia Simillibus Curantur
...
Volvamos atrás y recordemos una vez más el archifamoso experimento de la quina. Hahnemann observa primero que la quina cura las fiebres , luego observa que al tomar quina él mismo por varios días presenta un cuadro febril que le parece similar."

en donde primero se dice que Hahnemann se dedicó a la experimentación, luego que no hubo experimentación alguna y luego nuevamente se menciona la experimentación, tachándola de pura subjetividad ingenua.


Ie - El quinto sofisma

Es la tergiversación del principio de similares, revolviendo en el mismo modelo panfletario lo que ya se dijo con lo contrario, según convenga, para conseguir el efecto deseado.

Por un lado, los autores mencionan que la homeopatía se basa en el conjunto de síntomas que caracterizan el padecimiento. Lo mencionan y tras descalificarlo, se dedican a tergiversarlo e ignorarlo.

Inmediatamente después de hablar del conjunto de síntomas de una enfermedad, los autores dicen que hay enfermedades que tienen síntomas comunes, lo cual nada dice de la validez de considerar característico de un padecimiento al conjunto de sus síntomas.

Después postulan que

"¿por qué no curar la demencia intoxicando al paciente con plomo?"

como si sólo hubiera un trastorno llamado con ese término genérico y arcaico ( similar a "neurosis" ) y el único síntoma de la intoxicación con plomo fuera la "demencia" y por tanto su indicación directa.

Y así, en el paroxismo de la euforia panfletaria, continúan con que es ejemplo de la Ley de Similares las "dosis masivas de azúcar para los diabéticos", aunque la homeopatía sea mucho más conocida por sus dosis infinitesimales que por la Ley de Similares y no aplique "dosis masivas" para nada.

Es evidente que el odio que los autores sienten por la homeopatía los domina continuamente y los hace decir cosas que no sólo son falsas sino evidentemente irracionales.


Capítulo III - Aplicando la navaja de Ockham

Si en el primer capítulo, los autores mostraban su verdadera intención y su enfoque panfletario, este tercer componente del documento es asombroso. Los autores aplican la mentada navaja, no a los argumentos opositores, sino a los suyos propios, desapareciendo cualquier viso de fundamentación o soporte de las propias afirmaciones.

Sólo se le puede hacer justicia con una cita completa:

"Ley de la Semejanza : ¿tiene alguna base empírica, ya sea fisiológica, fisiopatológica, bioquímica, física o farmacológica? No. ¿Existe algún mecanismo racional que la explique? No. ¿Existe alguna técnica terapéutica, basada en esta ley, que funcione y que haya sido demostrada satisfactoriamente de acuerdo a los pasos del método científico? No. ¿Podemos prescindir de ella para explicar la forma en que funcionan todas las terapéuticas efectivas conocidas? Sí. Queda únicamente un postulado exigido por la fe (de los homeópatas) pero incognoscible para la razón. Como base científica podemos eliminarla"

Nuevamente aparece el modelo mencionado: se asume que el asunto discutido es tan conocido por todos sus lectores, el consenso sobre semejantes "disparates" tal y/o la autoridad de los autores tan olímpica, que es una necedad pensar en ir más allá de "No" como respuesta.

Tan sólo para dar una dimensión a este párrafo:

El Metilfenidato  y  la Dextroanfetamina ( según se explica aquí ) son ejemplos de esa "técnica" terapéutica basada en la "Ley de la Semejanza" que los autores dicen no existe.

Otra cita:

"La dinamización: conforme a conocimientos actuales de la química, ¿existe algún compuesto cuya reactividad se incremente a medida que su concentración disminuye o se hace cero en un solvente determinado? No. ¿Existe evidencia de alguna acción, energética o de otro tipo, a nivel subatómico lograda mediante la agitación de un frasco? No. La teoría física moderna, incluyendo la mecánica cuántica, ¿tiene lugar para un efecto semejante? No. ¿Existe algún modelo que justifique la pretendida memoria del agua ? No. ¿Existe alguna prueba reproducible que la justifique? No. ¿Existe algún fenómeno físico o químico que presente propiedades tan extraordinarias como estas, fuera, por supuesto, de la medicina homeopática? No. ¿Pueden prescindir la ciencia de tales especulaciones sin base y sin correlato empírico? Sí. ¿Puede prescindir de ellas la Homeopatía? No."

Como ya se citó aquí:

"Mostramos aquí que efectos antagonistas producidos por TSST-1en la síntesis de IgE por PBMC de pacientes AD depende de la concentración usada: la síntesis de IgE fué inhibida a 1000 pg/mL ( P < 0.05 ) y mejorada a 0.01 pg/mL ( P < 0.01 ) de toxina )"

En cuanto a la prueba reproducible que la justifique, el lector de esta serie habrá ya leído sobre el experimento paneuropeo llamado Ennis et al. donde se desmuestran los efectos que según los autores, tampoco existen.

Una de las cosas que llaman la atención y es común a ambos párrafos citados, es la intención de prescindir de los conceptos enunciados y ello en base a lo conocido.

Aunque la ciencia es la búsqueda de conocimiento y un axioma común es que se sabe mucho menos de lo que se ignora, los autores pretenden eliminar la exploración de lo desconocido para ceñirse a las terapéuticas que ya se conocen, posición indefendible desde un contexto verdaderamente científico.

Continúan los autores: 

"Veamos, ¿es factible realizar algo similar en la Homeopatía? No digamos que es imposible, pero si extremadamente difícil. Para empezar, la Homeopatía no clasifica las enfermedades en cuadros nosológicos claros y definidos, sino en variopintas agrupaciones de síntomas, lo cual es inevitable si se considera que no son sino manifestaciones de la alteración de la fuerza vital. Esos mismos síntomas se clasifican según su grado, su cronología, su jerarquía, su frecuencia, su prescripción y sus modalidades."

Si se consulta la definición de nosología, se encuentra:

"Los padecimientos pueden ser  clasificados por etiología ( causa ), patogénesis ( mecanismo por el que el padecimiento es causado ), o por síntoma(s)
...
Una dificultad principal en nosología es que los padecimientos a menudo no pueden ser definidos y clasificados claramente, especialmente cuando la etiología o patogénesis son desconocidas. Así que los términos de diagnóstico a menudo sólo reflejan un síntoma o grupo de síntomas ( síndrome )"

Como se puede ver, se explica que la nosología es a menudo poco clara, exactamente al revés de lo que el documento afirma.

El libro Harrison's Principles of Internal Medicine, la "biblia de la medicina interna",  contiene una extensa colección de cuadros nosológicos organizados por síntomas y signos.

Entonces, esa terrible diferencia que se pinta en el párrafo citado, no es ni grande ni fundamental, y estrictamente ni siquiera es cierta.

Lo "variopinto" de la agrupación homeopática es más un invento panfletario que una realidad, ya que en la medicina alopática hay importantes problemas a la hora de la taxonomía de los padecimientos. El hecho de que la nomenclatura o taxonomía homeopática les parezca extraña o repulsiva a los autores, poco o nada dice de su validez funcional o descriptiva.


Conclusión

Es difícil abarcar todos los detalles de un documento tan lleno de falsedades. Este artículo sólo pretende dar un soporte firme para entender la realidad del documento y su orientación.

Es evidente que el documento carece de todo fundamento en sus postulados, y que hace uso extensivo del doble rasero como herramienta "probatoria" fundamental, con la tergiversación en un cercano segundo lugar, y la mentira llana para redondear su concepto de "ciencia".

Cualquiera de los errores señalados bastaría por sí mismo para poner en tela de juicio la calidad informativa de un documento.

Juntos, constituyen todo un caso de estudio, pero no sobre la homeopatía.


Referencias

Antecedente: NCAHF Evaluada
Continuación:  Más Allá de Ennis II

14 comentarios:

  1. Excelente análisis.

    Sobre el escepticismo, Stephen Bond (un escéptico) ha hecho una crítica hacia el escepticismo como movimiento. Y aunque se sigue declarando escéptico discute muchos de los argumentos que hoy conocemos como pseudoescépticos:

    http://www.subversivethinking.blogspot.mx/2012/05/stephen-bond-and-why-i-am-no-longer.html


    Sobre la "ley" de la similitud casi nadie comenta nada de Khuda-Bukhsh Zoologo que trabaja en la altas diluciones desde hace mas de una decáda:

    http://www.newscientist.com/article/dn4305-homeopathy-reduces-arsenic-poisoning-in-mice.html

    Y hay "escépticos" que todavía tiene el desacro de decir que la similitud en la homeopatía es un cuento, para evitar dichas distorsiones la similitud ni es un cuento y se puede estudiar de forma completamente científica:

    The similia principle: Results obtained in
    a cellular model system

    Roeland Van. Jwik


    Como bien comentas el panfleto de Círculo Escéptico carece de completa validez, los autores del Ebook siguen el mismo esquema acientífico y sin argumentos dando buenos ad-hominem:


    "Más que como una "medicina", la Homeopatía debería definirse como una secta religiosa, con su gurú infalible y omnisciente, con su dependencia de la Verdad Revelada y de la Fe Ciega, con su fascinación hacia lo irracional, con su adhesión a conocimientos y ritos inmutables y perennes, con su hostilidad hacia el conocimiento científico, con sus prácticas curanderas tomadas prestadas de la magia imitativa más rudimentaria. En ella no hay nada de ciencia, ni puede haberlo; desde sus inicios fue una pseudociencia, y hasta el día de hoy la situación no ha cambiado en absoluto."


    Cualquiera que vea las nuevas investigaciones en homeopatía se dará cuenta que lejos esta de la "fe ciega" y de que "no ha cambiado".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que la homeopatía no ha cambiado aparece también en el documento NCAHF ( ver este punto ).

      Lo usan para poder descalificar a la homeopatía sin tener que fundamentar mucho.

      Estoy por elaborar un artículo donde se analiza la propuesta fáctica de esta gente de incorporar la calumnia y la difamación al método científico ( o lo que ellos creen es eso ).

      El fervor fanático con el que los autores odian a la homeopatía es el elemento más importante de todo el documento.

      Eliminar
  2. Respecto a la historia de la homeopatía he venido discutiendo que los escépticos simplemente distorsionan la misma, extracto de Mala Ciencia de Ben Goldacre:

    "La homeopatía es, tal vez, el ejemplo paradigmático de las terapias alternativas: reclama para sí la autoridad de una rica herencia histórica, pero su historia se reescribe una y otra vez en función de las necesidades publicitarias del mercado. Cuenta con un elaborado y pretendidamente científico marco explicativo de cómo funciona, aunque sin
    ninguna evidencia científica seria que demuestre su veracidad. Y sus defensores aseguran firmemente que sus pastillas nos harán sentir mejor, cuando, en realidad, han sido exhaustivamente analizadas, con innumerables test, y se ha averiguado que no dan más resultado que el que pueda dar un placebo.
    La homeopatía fue ideada por un médico alemán llamado Samuel Hahnemann a finales del siglo XVIII. En aquellos tiempos, cuando la
    medicina convencional consistía en sangrías, purgas y otras malas prácticas ineficaces y peligrosas, y cuando cualquiera de aquellas arbitrarias figuras de autoridad que se autodenominaban «doctores» era capaz de inventarse un nuevo tratamiento como por arte de magia (en muchos casos, sin apenas pruebas que lo respaldaran), es de suponer que la homeopatía debió de parecer bastante razonable."

    Posteriormente Goldacre dice que fue acto de inspiración que a Hahnemann se le ocurriera lo de las diluciones:

    "Recetar sustancias químicas y hierbas varias puede ser una actividad peligrosa, pues tales productos pueden tener efectos serios en nuestro organismo: inducen síntomas, tal como Hahnemann ya detectó en su momento. Pero él solucionó ese inconveniente con su segunda gran inspiración (y elemento clave de la homeopatía que la mayoría de las personas reconocen como tal en la actualidad): decidió (repito, no hay otro verbo que describa mejor lo que hizo) que diluyendo una sustancia se potencia su capacidad para curar síntomas, pues, de ese modo, se incrementan sus «poderes medicinales espirituales» reduciendo al mismo tiempo (¡qué suerte la nuestra!) sus efectos secundarios.
    De hecho, fue aún más lejos en sus suposiciones: cuanto más diluyamos una sustancia, pensó, más potente se vuelve como tratamiento contra los síntomas que ella misma, de no ser diluida, induciría."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un punto fundamental el convencer a la audiencia ignorante de que el asunto es una ocurrencia tonta de un chiflado.

      La pregunta es si este Goldacre ( que no he leído ) está mintiendo deliberadamente o siguió exactamente el mismo camino que esta magistral "investigación" de los orígenes de la homeopatía:

      "Me he puesto a pensar cuál era la psicología de Hahnemann al momento de inventar la homeopatía. Quizá se dijo algo como lo siguiente: Si tomo veneno de víbora me sentiré mal, pero si disminuyo la cantidad, me sentiré “menos mal”. Y mientras menos tome “menos mal” me sentiré. Quizá él transformó el “menos mal” por “me sentiré mejor”. Y llegó a la extraña y paradójica conclusión de que tomando una cantidad infinitésima del ingrediente uno podría “mejorar”. Haciendo caso omiso de la verdadera causa de la enfermedad, tan solo observando los síntomas. Claro que esto es una ridiculez."

      Eliminar
    2. Goldacre es un psiquíatra británico que comunmente escribe en el periódico The Guardian.UK. así mismo suele ser un agente mediático del CSI (Comitte for Skeptikal Investigation) misma organización policial que encabeza Randi.
      Su sitio personal es este:

      http://www.badscience.net/

      Algunas de sus "críticas" (si a eso le podemos llamar crítica) se centran en las mismos argumentos que utilizan los pseudo escépticos. Quizá te interese ver el área de su sitio dedicado a la homeopatía.

      Eliminar
    3. Una cosa mas respecto a los aficionados a la ciencia hay quienes mostrando sus credenciales de saber Física o ciencia "dura" alguna creen que son mas racionales, un ejemplo de como distorsionar la información:

      http://dobleciegoblog.blogspot.mx/2012/05/en-el-principio-era-el-chanta.html

      El tal Nicolás no le envidia nada a el escéptico de Jalisco incluso si el primero dice ser Físico. Vale la pena leer la entrada para ver con que objetos combinan la homeopatía para ganara la argumentación sin esfuerzo. Esta técnica se conoce como, pos sus siglas en inglés como TCP "Tecnicamente Correcta pseudorefutación".

      Eliminar
  3. De hecho parece que las influencias de los divulgadores escépticos ingleses y "yanquis" se traslada de una forma distorsionada a sus congéneres divulgadores españoles. Por ejemplo Victor Saénz en su libro "La homeopatía !Vaya timo!" dice:

    "La iluminación hahnemanniana
    Samuel Hahnemann tuvo, al igual que Buda, una iluminación, mas no bajo las ramas protectoras de un frondoso árbol sino al lado de una simple corteza: la del quino, que conoció hacia 1790 mientras traducía por encargo de una editorial alemana A Treatise on Materia medica del gran médico escocés William Cullen (1712-1790). El interés por la corteza del quino radicaba en su propiedad curativa sobre las "fiebres intermitentes", propiedad debida a su contenido en quinina, un antipalúdico clásico. Sin embargo, la propiedad en cuestión se debía, según Cullen, al poder roborante o reforzante de la corteza sobre el estómago.

    Sin dejar esto de lado, otro divulgador Carlos Chordá dice en su libro "Ciencia para Nicolás" de la misma editorial que la anterior Laetoli (Sí, convenios con Círculo Escéptico):

    "Homeopatía el agua que todo lo cura

    He elegido como ejemplo la homeopatía para, utilizando la lógica, demostrate por que es una pseudociencia....

    Comencemos por el maestro -así le consideran-Samuel Hahneman..."

    En fin este úlitmo texto es corto aunque reduntante y describe casi la misma bitácora que cualquier blog sobre por que la homeopatía es según ellos pseudociencia. Aunque esta dirigido a estudiantes de secundaria.

    ResponderEliminar
  4. El proposito de mostrar algunas citas es que tales divulgadores no hacen mas que falsear la historia de la homeopatía. Cualquier que busque un libro de historia del a homeopatía:

    The LM Potencies in Homoeopathy: From Their Beginnings to the Present Day

    ResponderEliminar
  5. Compañeros, ¿cuándo presenciamos o, mejor aún, participamos en un experimento con todo el rigor científico para tener más luz sobre este punto? Está bien en un laboratorio de la UNAM?

    Nos podemos ver en C.U. Ustedes díganme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:

      ¿Tienes amplia experiencia en citometría de flujo? ¿O en resonancia magnética nuclear?

      Aquí el asunto no se trata de sueños guajiros sino de aprender que lo que los detractores de la homeopatía propagan es sólo ignorancia tendenciosa que gente sin escrúpulos disfraza de ciencia para consumo de la gente ignorante y/o desprevenida.

      Eliminar
    2. Respuesta:

      El físico A. Salas Cuevas ya había hecho experimentos mediante RMN en el Instituto de física de la UNAM. Él era un incrédulo al principio y se dedico por varios años realizar experimentos.
      Varias instituciones en México han realizado experimentos en animales de laboratorio, veterinaria, agronomía (fisiología vegetal, rendimiento de cosechas y tratamiento de enfermedades), clínica : UMSH (Michoacan), FESC- Campo 4 y Campo 1 (Facultad de Estudios Superiores Cuatitlán), CINVESTAV (IPN), UNISON (Sonora), FESC-Iztacala, entre otras como la ENMy (IPN).

      Como bien dice Grr, no se trata de realizar experimentos para ver que pasa, sin ofender y en palabras de Benveniste, estos no se hacen en teatros ni ferias de circo. Se necesita personal capacitado para evitar cosas desastrosas como los eventos en 1988(Francia) y 2001(Programa Horizon). Los sistemas dinamizados o las ultradiluciones no se estudian como si fuera una práctica de laboratorio de universidad, al ser sensibles se necesitan condiciones de extrema limpieza, métodos a doble o triple ciego, aparatos de alta precisión, y un equipo multi o inter disciplinario que pueda interpretar los resultados y desechar los que son espurios.

      Al ser un tema delicado y controvertido.

      Eliminar
    3. Puede ser que el anónimo sea víctima de una de las caracteristicas más perversas del seudo-escepticismo: la estupidización de la ciencia para descalificar sus objetos de odio.

      Los afectados por la propaganda seudo-escéptica creen que la homeopatía y otras disciplinas son simplonadas pueriles que se "explican" con dos o tres frases que pueda memorizar alguien con coeficiente intelectual de 85. Y lo creen porque gente como Schwarz dice que "si le echas mas chile pica más" para combatir el concepto de hormesis, aunque por otro lado den la idea que los fármacos de patente son casi magia tecnológica.

      Apuesto que al anónimo nunca se le hubiera ocurrido venir a decirnos que quiere ensayar la curva dosis - respuesta lineal con umbral de Novella.

      Eliminar
    4. Fe de erratas:
      La frase de Schwarz es "si diluyes el chile pica menos, si diluyes el ácido quema menos", como se cita en este artículo

      Eliminar